Por Manuel Sheran

hopping

El nuevo testamento no es particularmente especifico en el tema de asistir a dos o mas iglesias diferentes. La carta de Pablo a los Corintios comienza de esta manera: “A la Iglesia de Dios que esta en Corintios” 1 Cor 1:2, indicando que es una sola iglesia. Mientras que el libro de Gálatas comienza así: “a las iglesias en Galacia” Gálatas 1:2, indicando mas de una iglesia. En todo caso , la gente no iba a mas de una reunión, o el asunto no llamaba la atención de Pablo como para referirse a ello de manera puntual. Sin embargo, hoy en día, con tantas iglesias en tantas ciudades-aun en las pequeñas- La pregunta de asistir a mas de una iglesia de manera regular si se vuelve relevante.

En primer lugar, es importante entender el propósito de asistir y/o ser miembro de una iglesia. Cuando los cristianos se reúnen con un cuerpo local de creyentes, siguen el modelo para la iglesia local tal como lo muestra Hechos 2:41-42 “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados, y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.”

Los primeros cristianos se reunían en los atrios del templo y en sus hogares para continuar con la alabanza y la adoración (Hechos 2:46-47). Adicionalmente, los creyentes se reunían para ser ministrados unos a otros con los dones del Espíritu Santo, quien los distribuye a su pueblo para ser edificados mutuamente en la Fe (Efesios 4:7-13)

La pregunta ahora es si podemos de manera adecuada, orar, tener comunión, recibir enseñanza y usar nuestros dones espirituales con dos o mas grupos de creyentes al mismo tiempo.

Dado que La Biblia no ofrece una respuesta definitiva, no podemos ser dogmáticos acerca de ello. Pero lo que si podemos tratar es el asunto de la motivación-Que es lo que hace que un cristiano se sienta motivado a repartir su asistencia regular alrededor de múltiples iglesias y cuales son los efectos e implicaciones de hacerlo.

Tristemente con demasiada frecuencia la gente anda “de iglesia en iglesia” con la intención de buscar y escoger algo de cada una porque ellos sienten que no pueden encontrar una iglesia que “supla sus necesidades” o que les provea todo lo que ellos piensan que deberían estar “recibiendo” de una iglesia. Quizás van a una iglesia por la música, van a otra por la predicación, van a una tercera por las amistades.

El problema con esta línea de pensamiento es que los Cristianos están en el deber de reunirse con otros cristianos con el propósito de DAR. No de RECIBIR. Debemos estar sirviendo activamente y ministrándonos los unos a los otros con los dones espirituales que hemos recibido del Espíritu Santo, y cuando pasamos la mínima cantidad de tiempo en cada grupo, no podemos hacer esto de manera efectiva. Adicionalmente Damos la impresión de que no estamos comprometidos con los creyentes o el liderazgo de cualquier iglesia a la que visitamos, y eso es un mal testimonio para otros.

Aunque pudieran existir razones legitimas para que alguien visite dos o mas Iglesias, y nada en la Biblia lo prohíbe, Es difícil ver como tal practica beneficiaria plenamente al creyente o la iglesia local que el o ella visitan.