Desenmascarando el Engañoso Pecado de la Pereza

Por: Tony Reinke

  • Y cuando estábamos con vosotros os ordenábamos esto: que si alguno no quiere trabajar, tampoco coma. (2 de Tesalonicenses 3:10)
  • Mira la hormiga, perezoso,observa sus caminos y sé sabio (Prov 6:6)
  • Como la puerta gira sobre sus quicios,así el perezoso se vuelve en su cama (Prov 26:14)
  • Mete el perezoso su mano en el plato,pero le cansa llevársela a la boca (Prov 26:15)
  • Por la pereza se cae la techumbre,y por cruzarse de brazos hay goteras en la casa (Eclesiastés 10 :18)

Una foto común del perezoso es que es: simple, ido y sin respuesta

La pereza desbasta nuestras vidas de una manera lenta y sutil. Y esconde dos estéreo tipos engañosos.

Clarificación #1: La Pereza Es Un Pecado De Deseo

Pareciera que no fuera el caso pero la pereza es un pecado de deseo.

El perezoso desea y nada alcanza (Proverbios 13:4)

El deseo del perezoso lo mata, porque sus manos no quieren trabajar. El codicioso codicia todo el día; el justo da sin retener su mano. (Proverbios 21:25-26)

Todos nosotros estamos con antojos, deseando, codiciando, y esta es la verdadera pereza.

Clarificación #2: La Pereza Incrementa En Las Múltiples Ocupaciones. 

Esta desconcertante manifestación de la pereza es lo que yo llamo un zombie. El zombie perezoso puede vivir una vida sumamente ocupada, pero hace únicamente el esfuerzo para salir con lo que se supone que tiene que hacer, para seguir disfrutando de su comodidad. Tareas son las que cumple, pero comodidad es lo que codicia. El zombie vive su rutina en una niebla, sonámbulo entre fines de semana.

La pereza no se debe confundir con haraganería.

Frederick Buechner escribe esto acerca del zombie:

“Un Perezoso puede ser un hombre sumamente ocupado que atraviesa los altibajos en piloto automático. Como un hombre con un fuerte dolor de cabeza, pierde el sentido del olfato y el sabor. Simplemente vive los días como vienen.“

Richard John Neuhaus define la pereza contemporánea como “sin número de tardes cegados por la televisión,  tardes sin educación ni entretenimiento, sino una defensa narcótica contra el tiempo y el deber”

Esta es la pereza en su mayor expresión: “tratar de preservar la comodidad  personal a través del dulce de entretenimientos interminables. La pereza es una búsqueda crónica de comodidad terrenal compuesto de diferentes clases de aburrimiento.-Aburrimiento de Dios, aburrimiento de la gente, aburrimiento de la vida.

La especie más común de pereza es el “perezoso ocupado” – perpetuado a tiempo completo en una nebulosa espiritual, renegando de las interrupciones, incomodado por los necesitados, conducido por la codicia de la siguiente comodidad. Esta es una epidemia en nuestros días.

Definiendo La Pereza

La pereza es codiciar la confort personal a cualquier costo. Y es sumamente costoso:

  • La pereza te costara el gozo de Dios en tus rutinas diarias.
  • La pereza te cegara de ver como Dios diseño tu vocación como un medio para ayudar a otros.
  • La pereza te cegara de ver las necesidades que tú puedes llenar.
  • La pereza te costara tu amor por la iglesia local.
  • La pereza te aburrirá con diversiones interminables.
  • La pereza te cegara de ver tu urgente necesidad por Cristo.
  • La pereza cerrara tus ojos de la belleza y majestad de Jesucristo.
  • La pereza enmudecerá tu alabanza.
  • La pereza te robara el verdadero descanso.
  • La pereza matara tus gozos más valiosos.

La pereza es un monstruo controlador del confort en tu vida. Una ilusión de poder que nos roba del verdadero gozo.

Libres de la Pereza

Hay esperanza para un perezoso ocupado como yo. Tengo esperanza porque Dios odia mi pereza.

La pereza me dice que todas las cosas ayudan para mi confort. Dios dice que todas las cosas nos ayudan para nuestro bien (Romanos 8:28) Y ahí hay una gran diferencia.

Ser confortado no es lo mismo que estar cómodo. Dios no está en el negocio de hacernos cómodos. Eternamente salvos en Cristo? Si! Victoriosos sobre el pecado? Amen. Pero Cómodos? No.

Los seres humanos no fueron diseñados para florecer en un estado de permanentes vacaciones. Esa promesa es un engaño.

Con amor, Dios removerá la comodidad de nuestra vida, que es la esencia de las pruebas. Cuando nos volvemos cómodos con algo, comenzamos a sumergirnos en un adormecimiento espiritual. Y luego llega un relámpago del cielo. La comodidad es quitada y quedamos activados nuevamente en un estado de alerta espiritual.

A través de las pruebas Dios nos dice “Te amo lo suficiente para remover la comodidad que codicias para hacer espacio para el gozo en Cristo que necesitas.” Dios está en control, esa debe ser nuestra necesidad.

La gloriosa verdad es que en Cristo hemos sido hechos libre del dominio de la pereza. Ya no más la adicción de la comodidad reina sobre nosotros. No! Somos libres en Cristo. No dormimos todo el día tratando de encontrar gozo en Dios. Eso es suicidio. No vivimos en una nebulosa semejante a la del zombie, solo cambiando hacia el próximo día libre, la próxima vacación, el próximo escape. No! Somos libertados para disfrutar de Jesús ahora, en sacrificio diario.

Fuente

Reinke, T. (2015, March 4). Lazy Busy. Retrieved from Desiring God: http://www.desiringgod.org/articles/lazy-busy