preachLa Victoria Sobre El Mundo.

Por. Manuel Sheran

Salir del mundo no es algo fácil. Especialmente si tomamos en cuenta que la naturaleza humana es lo que es. Y a sabiendas que el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar. 1 Pe 5:8

Salir del mundo requiere lucha, esfuerzo, conflicto y abnegación constante e incesante

Muchas veces nos colocara en oposición completa con nuestros familiares, amigos y vecinos, lo que nos incitara a hacer el ridículo y ser víctimas de señalamientos y persecuciones menores.

Para algunos estas situaciones incomodas los frenan de vivir una plena como verdaderos creyentes.

A otros estas situaciones los hacen recapacitar que no están viviendo sus vidas como deberían y quisieran.

Pero otros definitivamente se mueven sin obstáculos y se elevan por encima de las sonrisas del mundo y sus gestos de reprobación.

¿Cuál es el secreto de estos últimos para sobresalir a pesar de las vicisitudes?

Quiero que estudiemos en esta ocasión 3 Consejos bíblicos y de la vida diaria para obtener la victoria sobre el mundo.

  • Corazón Recto.

No se puede obtener la victoria sobre el mundo si no tenemos el corazón adecuado que rechaza las cosas del mundo y que ama las cosas de Dios.

Esta clase de corazón se obtiene por la obra milagrosa del Espíritu Santo.

Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Ezequiel 36:26

Un creyente con un corazón regenerado no puede gustar de las cosas de este mundo. Porque su nuevo corazón obedece a la nueva naturaleza de Dios. Por esa razón usted no se siente cómodo en una discoteca o en un night club.

La razón la encontramos en Gálatas 5:17 el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne, pues éstos se oponen el uno al otro, de manera que no podéis hacer lo que deseáis.

La nueva naturaleza del Espíritu se impone sobre nuestras obras de la carne.

Por esta razón no existe tal cosa como un cristiano a medias.

Santiago 3: 11 ¿Acaso una fuente por la misma abertura echa agua dulce y amarga?

No puede satisfacer las obras de la carne y dar frutos del espíritu.

O manifiesta las obras de la carne (Gálatas 5:19) o produce los frutos del espíritu (Gálatas 5:22)

Pero no puede producir los dos. Un cristiano a medias es un mundano asolapado.

Porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Romanos 8:13

El verdadero cristiano se encarga de hacer morir  las obras de la carne. Porque cuando la hacemos por la habilitación del espíritu producimos su fruto y eso nos garantiza la victoria sobre el mundo.

¿Cómo hacemos morir las obras de la carne por el espíritu?

A través de los medios de la gracia: oración, ayuno, lectura bíblica y meditación.

Pero entendiendo que los medios de la gracia no son para resaltarme a mí, o el pecado, sino para exaltar a Dios. Cuando exaltamos a Dios el pelea por nosotros y nos da la victoria que necesitamos.

  • Fe Viva y Práctica.

Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe. (1 Juan 5:4)

Esto va concatenado con lo que hablábamos anteriormente el nacido de nuevo por medio del espíritu está capacitado por Dios para vencer al mundo por medio de una fe verdadera.

Juan nos habla de adquirir y mantener el habito de mirar fijamente las cosas invisibles como si fueran visibles.

Porque esa es la única manera que tenemos de prevalecer ante el mundo.

Nuestra fe debe estar puesta en las cosas de arriba Colosenses 3:2

Cuando leemos Hebreos 11 el testimonio de Fe de todos los héroes bíblicos el común denominador es que creyeron en:

  • Un Dios es real
  • Un Salvador real
  • Un hogar real en el Cielo
  • Que el mundo actual es una sombra comparado con el futuro

Todo aquel que quiere salir y apartarse del mundo pero se acobarda y retrae por miedo a las cosas visibles, ore y luche por tener esa clase de fe.

“Al que cree todo le es posible” Mr. 9:23

  • Confesar a Cristo en todas las Ocasiones de su Vida.

2 Timoteo 4: 1, 2 “ Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino, que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.”

Deseo con esto alentar a todo el que se esfuerza por salir del mundo que enarbole su ministerio, actúe y hable como quien no se avergüenza de servir a Cristo

  • La serena y resuelta afirmación de propios principios cristianos
  • Una habitual disposición a dejar que los hijos del mundo vean que nos guían otras reglas que las suyas y no pensamos doblegarnos de ellas
  • Un sosegado, firme y cortes mantenimiento de nuestro propio estándar en la compañía de quien sea.

Los actos repetidos de confesar a Cristo producirán hábitos, los hábitos una vez formados darán lugar a un carácter asentado. Una vez que se conozca nuestro carácter, tendremos mucho menos problemas: los hombres sabrán lo que pueden esperar de nosotros, y no les parecerá extraño vernos vivir la vida de personas separadas y peculiares.

Confesar con denuedo a Cristo es un gran paso a la victoria.

Mateo 10:32 Por tanto, todo el que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos

Estas venciendo el mundo, o el mundo te está venciendo a ti?

Si quieres salir del mundo pero no sabes cómo hacerlo: comienza por acudir directamente como un pecador arrepentido, a nuestro Senior Jesucristo y pon tu caso en sus manos. Derrama tu corazón delante de él y cuéntale tu historia, no retengas nada.

Si has sabido por experiencia lo que significa salir del mundo solo puedo decirte: “toma aliento y persevera”

Toma consuelo en el consejo bíblico:

(Luk 12:8)  »Os aseguro que a cualquiera que me reconozca delante de la gente, también el Hijo del hombre lo reconocerá delante de los ángeles de Dios.

(Mar 10:29)  —Os aseguro —respondió Jesús— que todo el que por mi causa y la del evangelio haya dejado casa, hermanos, hermanas, madre, padre, hijos o terrenos, (Mar 10:30)  recibirá cien veces más ahora en este tiempo (casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y terrenos, aunque con persecuciones); y en la edad venidera, la vida eterna.

(Heb 10:35)  Así que no perdáis la confianza, porque ésta será grandemente recompensada. (Heb 10:36)  Necesitáis perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, recibáis lo que él ha prometido. (Heb 10:37)  Pues dentro de muy poco tiempo, “él que ha de venir vendrá, y no tardará.

Estas palabras se escribieron y hablaron para nosotros: echemos mano de ellas y jamás las olvidaremos. Perseveremos hasta el fin y nunca nos avergoncemos de salir y mantenernos apartados del mundo: podemos estar seguros que esto traerá su propia recompensa.