Adoptando una Perspectiva Bíblica en Cuanto al Rol de Hijos en La Familia

Por: Manuel Sheran

 

INTRODUCCION

 

long-term-care-insurance-lenoir-city-tnEph 6:1) Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo. (Eph 6:2) HONRA A TU PADRE Y A tu MADRE (que es el primer mandamiento con promesa), (Eph 6:3) PARA QUE TE VAYA BIEN, Y PARA QUE TENGAS LARGA VIDA SOBRE LA TIERRA. (Eph 6:4) Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor.

 

(Deu 5:16) “Honra a tu padre y a tu madre, como el SEÑOR tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.

 

 

El quinto mandamiento nos habla acerca del flujo de las relaciones humanas, y el hogar es el núcleo de todas las relaciones. Dios nos ordena que honremos a aquellos que están sobre nosotros en autoridad y que exijamos respeto los pequeños en nuestras vidas. Dios evidencia su amor por nosotros en este mandamiento ensenándonos a vivir juntos en estrechas unidades familiares, que a su vez, afectaran cada relación fuera de nuestros hogares.

 

MOSTRAR RESPETO

 

La honra comienza en casa. Honor proviene de una palabra en hebreo que significa “ser pesado” o “dar peso”. Significa considerar seriamente a una persona. Ofrecer un profundo respeto y un lugar de importancia. Lo opuesto de honrar a una persona es marginarla, tratarla como si no importara.

¿Guardamos esa sensibilidad dentro del rango de relación en las que Dios nos ha puesto? Los pequeños en nuestras vidas, ¿nos están viendo modelar el respeto hacia aquellos que están en autoridad sobre nosotros? Si los hijos aprenden acerca del respeto en la casa, podrán respetar a otras personas en autoridad.

Nosotros creemos equivocadamente que le damos respeto a aquellas personas en posiciones de autoridad porque se lo han ganado. Pero el respeto no puede estar basado enteramente en calificaciones personales o profesionales.

El respeto se basa en la posición que Dios le ha conferido a una persona.

Piense por un momento en David, 1 Samuel 26. Cuando le perdona la vida a Saúl. David sabía que Dios ya lo había ungido a él como rey sobre Israel. Y también sabía que Saúl andaba al acecho para matarlo. Aun así, cuando tuvo la oportunidad y la motivación perfecta para matar a Saúl, ¿cuál fue su respuesta? David se sometió a la autoridad puesta por Dios sobre él, aun a expensas de perder su propia vida.

Su familia ha sido establecida por Dios. Usted fue puesto en su familia por El. Las familias fueron establecidas por Dios para ser los más cercanos y amados por nosotros.

Este mandamiento fue escrito aun antes de la fidelidad matrimonial por la sencilla razón de que, ¿qué hijo puede respetar a su cónyuge sino ha aprendido como debería funcionar el respeto en un hogar?

El mandamiento no dice, “Honra a tu padre y a tu madre cuando hayan sido buenos contigo, o cuando sean honorables.” Todas las familias tienen momentos difíciles, ¡pero ignorar a ti familia no es una opción para un cristiano! Tampoco dice, “honra a tu padre y a tu madre hasta que hayas formado tu propio hogar. “No honramos a nuestros padres porque se lo merecen. Los honramos porque la naturaleza del evangelio es que Dios nos da lo que no merecemos.

No lo hacemos por su causa—Lo hacemos por la causa de Jesús.

Piense en Jesús. ¡El creo a sus padres!

(Luk 2:50) Pero ellos no entendieron las palabras que El les había dicho. (Luk 2:51) Y descendió con ellos y vino a Nazaret, y continuó sujeto a ellos. Y su madre atesoraba todas estas cosas en su corazón. (Luk 2:52) Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres.

 

Jesús tenía doce años cuando se quedó en el templo de Jerusalén en lugar de quedarse con su familia. Sus padres no lo comprendían.  Simplemente no lo entendían. Pero el regreso con ellos y se “sujeto a ellos.” Y continúo honrando a su madre aun, mientras moría.

(Joh 19:26) Y cuando Jesús vio a su madre, y al discípulo a quien El amaba que estaba allí cerca, dijo* a su madre: ¡Mujer, he ahí tu hijo! (Joh 19:27) Después dijo* al discípulo: ¡He ahí tu madre! Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su propia casa.

 

Este mandamiento no nos está mostrando como tener familias sobresalientes. Sino como ser un miembro sobresaliente en una familia.

¿Cuáles son algunas maneras en las que podemos honrar a nuestros padres?

Permita separar en su mente lo que es alejarse de malos consejos o incluso malos caminos de alejarte de tus padres.

 

 

 

CONSEJOS BIBLICOS PARA HONRAR A LOS PADRES

 

  • Hablemos bondadosamente de ellos. Usualmente guardamos nuestro más notable alago para un mejor amigo. (Eph 4:29) No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

 

  • Mostrémosles consideración. Hagamos tiempo para ellos. ¿Creemos que nuestra labor se acaba con una simple llamada el Domingo por la tarde? (1Co 13:4) El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; (1Co 13:5) no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido;

 

  • Dejémoslos entrar en nuestra vida. Que compartan nuestros altos y bajos. (Pro 23:25) Alégrense tu padre y tu madre, y regocíjese la que te dio a luz. ¿Acaso no compartimos intimidades más profundas con otros, pero nunca nos abrimos con nuestros padres?

 

Jesús nos advierte acerca de esto:

 

(Mat 15:4) Porque Dios dijo: “HONRA A tu PADRE Y A tu MADRE,” y: “QUIEN HABLE MAL DE su PADRE O DE su MADRE, QUE MUERA.” (Mat 15:5) Pero vosotros decís: “Cualquiera que diga a su padre o a su madre: ‘Es ofrenda a Dios todo lo mío con que pudieras ser ayudado’, (Mat 15:6) no necesitará más honrar a su padre o a su madre.” Y así invalidasteis la palabra de Dios por causa de vuestra tradición.

 

  • Proveamos para ellos. (1Ti 5:8) Pero si alguno no provee para los suyos, y especialmente para los de su casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.

 

 

REQUERIR RESPETO

No solamente debemos modelar el quinto mandamiento, sino que debemos requerirlo de nuestros hijos. Debemos ayudarlos a entender como el respeto por la autoridad es el hilo que gobierna nuestra sociedad y en última instancia nuestra libertad. Ellos deben ver que esto es de Dios.

Los hijos deben entender que el respeto no es un asunto de preferencia- ¡Es un mandato de nuestro padre eterno! Honrar a los padres en la edad temprana se manifiesta la mayor parte del tiempo como obediencia.

 

¿Porque los hijos deben obedecer a sus padres?

 

  1. Porque los padres son agentes especiales puestos por Dios para modelar las funciones de Dios aquí en la tierra. (amor, provisión, cuidado, protección, etc.)

 

Cuando un hijo se rebela contra sus padres, se rebela contra Dios. (Lucas 15:21)

La desobediencia hacia los padres es un indicativo de un espíritu corrupto, fuera de control y diabólico (2Ti 3:1) Pero debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. (2Ti 3:2) Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros, jactanciosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, irreverentes, (2Ti 3:3) sin amor, implacables, calumniadores, desenfrenados, salvajes, aborrecedores de lo bueno, (2Ti 3:4) traidores, impetuosos, envanecidos, amadores de los placeres en vez de amadores de Dios; (2Ti 3:5) teniendo apariencia de piedad, pero habiendo negado su poder; a los tales evita.

 

 

  1. Porque complace a Dios (Col 3:20) Hijos, sed obedientes a vuestros padres en todo, porque esto es agradable al Señor.

 

  1. Porque es para su mejor interés. (Deu 5:16) “Honra a tu padre y a tu madre, como el SEÑOR tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da. (Eph 6:3) PARA QUE TE VAYA BIEN, Y PARA QUE TENGAS LARGA VIDA SOBRE LA TIERRA.

 

Los Hijos desobedecen por dos razones: O porque los dejamos, o porque el dolor que han experimentado de desobediencias pasadas no es suficiente disuasivo para alejarlos de desobedecer nuevamente.

 

 

 

 

 

¿Cómo podemos ayudar mejor a nuestros hijos a obedecer?

 

  • Modelando obediencia. Has de la obediencia parte de tu vida. La obediencia es para todos los hijos de Dios. Nosotros también estamos bajo autoridad, la autoridad de Dios. Y es nuestro privilegio estar ahí.

 

  • Defina sus prioridades. Que es aquello por lo que está dispuesto a pelear. Que es lo más importante para usted. Centre sus energías en esto.

 

 

  • Dele seguimiento a sus instrucciones hasta que haya sido obedecido. Diga si cuando pueda. Pero cuando diga No, sea enérgico. Cuando su hijo sobreviva la frustración que sigue el no, será fortalecido. Ha aprendido auto control y resistencia de manera que podrá decirse a sí mismo “No” cuando le toque estar solo.

 

  • Enséñele a su hijo a respetar a las personas y la propiedad. En palabras y acciones, los hijos deben mostrar que las cosas y las personas no deben ser blancos de su ira y desdén.

 

  • Cuando deba disciplinar, haga que el dolor de la disciplina sobrepaso el placer de la desobediencia, o será simplemente insignificante para su hijo.

 

  • Obsequie muchas recompensas. Los hijos deben aprender que el bien y el placer van de la mano, así como el pecado y el dolor. Recompense la obediencia voluntaria y gozosa, los buenos modales, la bondad, el respecto, el arduo trabajo- Todas esas cualidades que usted anhela ver desarrolladas en sus hijos.

 

 

CONCLUSION

Dios esta trabajando amorosamente para enriquecer nuestras relaciones con este mandamiento. Nos esta sensibilizando a cada uno de nosotros al gran privilegio de pertenecer los unos a los otros. Y cuando su gracia descansa sobre nosotros descubrimos quienes somos, como encajamos, y las bendiciones de Dios comienzan a fluir en nuestras relaciones.