Pr. Manuel Sheran

hurricane-irma-satellite-noaa-ht-jc-170905_12x5_992

Mucho se habla hoy en día acerca de la responsabilidad del hombre en relación con el recrudecimiento de los desastres naturales alrededor del mundo. Existe una abrumadora cantidad de imágenes que aparentemente afirman esta hipótesis.

Sin embargo, cuando nos damos a la tarea de investigar, así como hay una avalancha de datos que afirman que el hombre es el responsable del cambio climático, de la misma manera, hay cualquier cantidad de estudios que afirman lo contrario.

Como cristianos, nos encontramos en una encrucijada, pues es lógico preguntarse en que creer.

Mi consejo es que como creyente examine todas las cosas a la luz de La Biblia. Eso es precisamente lo que pretendo con este artículo, darle un panorama bíblico basado en las principales afirmaciones del cristianismo: el Teísmo y el Creacionismo.

Por supuesto que los escépticos, ateos, pragmáticos, agnósticos, evolucionistas, y demás familiares estarán en desacuerdo conmigo. No pretendo convencerlos ni combatirlos. Mi compromiso es con el cristianismo para que erradiquemos las teorías humanistas y fundamentemos nuestro criterio en la única palabra de verdad, La Biblia.

Debemos cuidar nuestro planeta porque se espera de nosotros como una sociedad global mucho más civilizada y educada en comparación con las de otras épocas.

Pero hay que tener en mente algunas verdades cuando hablamos acerca de la tierra y nuestra injerencia en ella.

En primer lugar, La Biblia dice que de Jehová es la tierra y su plenitud y todo lo que en ella habita (Psal 24). El controla lo que pasa y deja de pasar. El hombre no puede hacer nada al respecto. Si pudiera, pondría en tela de juicio la soberanía de Dios sobre el planeta y el universo en general.

En segundo lugar, La tierra NO ES EL EDÉN. Del Edén fuimos expulsados (Gen 3) y estamos en este mundo roto que sufre a causa de la caída del hombre y el pecado (Rom 8:20, 22).

Actualmente hay mucho esfuerzo invertido en “salvar al planeta” y yo me pregunto ¿para que? si al final viviremos aquí lo que Dios quiera que vivamos y finalmente Dios destruirá el planeta para darnos un cielo nuevo y una tierra nueva (Apoc 21)

Lo que vemos en los medios como “cambio climático” es pura propaganda de instituciones no gubernamentales con una agenda oculta para ganar mucho dinero a través de la cultura del miedo.

Estas ONGs diseminan el miedo en las personas y ganan millones realizando certificaciones ambientales. el clima siempre ha cambiado y seguirá cambiando.

Según el Dr. Jay Richards en una charla impartida en la Universidad de California en el 2007 acerca de cómo deberían los cristianos responder frente al cambio climático, Richards manifestó que, en un promedio global, estamos en una ligera tendencia de calentamiento que comenzó alrededor de 1850 (con una disminución alrededor de 1940 a los 70), +0,8 grados Celsius. Incluso si todos los países del mundo ratificaran el Protocolo de Kioto – obligando a una reducción del 5% en las emisiones a partir de los niveles de 1990 – el resultado (suponiendo la verdad del modelo) sería una caída trivial de 0.07C en el año 2050 – es decir, una caída estadísticamente insignificante de lo que dicen las proyecciones que sería la temperatura en 40 años. Pero ¿cuánto costaría esto? $ 10–50 billones! Compare esto con el costo del saneamiento mundial del agua: $ 200 mil millones.

La Biblia no dice mucho acerca del calentamiento global o cambio climático. Los cambios drásticos que vemos en el medio ambiente se dan en Apocalipsis 6-18 como resultado de los juicios de Dios sobre la tierra.

Como cristianos debemos recordar que este mundo no es nuestro hogar (2 Pedro 3:7-12). Y no debemos dejarnos distraer por la propaganda mediática de las ONGs ambientalistas. Debemos poner nuestros ojos en la esperanza que esta delante de nosotros. La promesa de la redención y el regalo de un mundo mas glorioso que no tiene comparación a este (Apoc 21-22)

Advertisements