Por Manuel Sheran

puritans-hero-HSi bien es cierto las etiquetas religiosas no son biblicas, son particularmente útiles y necesarias al momento de distinguir su práctica de Fe. Como cuando va al doctor y busca un especialista para un mal en particular. No iría a un cardiologo por problemas en los oídos. De la misma manera que no iría a una iglesia de tradiciones si su convicción es la salvación por fe y la predicación del evangelio.

Actualmente el término Evangélico se utiliza para denominar un amplio y peligroso espectro de prácticas de Fe supuestamente basadas en la predicación del Evangelio. Sin embargo esto es peligroso porque encierran a las iglesia de sana doctrina, juntamente con otras sectas carismáticas pentecostales (en su mayoría) que tienen practicas y ritos antibiblicos opuestos a lo que realmente enseña el evangelio. Por lo tanto, es incorrecto que la iglesia bíblica neotestamentaria de sana doctrina y predicación pura y no adulterada del evangelio esté en la misma categoría que estas peligrosas sectas con las que la biblia nos advierte que no tengamos comunion por ser falsas y anatemas al predicar un evangelio distinto al de la biblia, como el evangelio de la prosperidad.

De acuerdo a Tim Challies uno de los autores y blogueros más influyentes en los círculos reformados, este será un nuevo reto para las denominaciones reformadas este 2018.

Personalmente, no me siento cómodo diciendo que soy “evangélico” cuando ese termino abarca tantas connotaciones negativas. Por supuesto ser cristiano e hijo de Dios debería ser la única etiqueta, pero eso asumiendo que todos conocen que la única manera de ser salvo es por la gracia de Dios, por la fe solamente en el sacrificio de Cristo solamente, teniendo como norma de fe la escritura solamente y para la gloria de Dios solamente.

Mientras tanto las etiquetas siguen siendo necesarias para distinguir el trigo de la cizaña.

Seguiremos honrando la labor de los padres reformadores al rescatar la predicación de la palabra como el centro de nuestra adoración a Dios al llamarnos libre y conscientemente REFORMADOS…Para la Gloria de Dios.

Advertisements