Por Manuel Sheran

Henry-Mosler-Pilgrims-GraceLos catecismos son resúmenes de los principios de la religión cristiana en forma de preguntas y respuestas, utilizados para la instrucción religiosa de sus fieles.

Aunque en la actualidad son más popularmente conocidos y usados por la religión católica, la práctica de la catequesis no es exclusiva de esta religión. De hecho se remonta a la iglesia primitiva y hay en la historia de la iglesia protestante muchos documentos que avalan esta práctica dentro de las doctrinas reformadas más ortodoxas.

Algunos ejemplos de los catecismos más famosos dentro de las denominaciones reformadas son: el catecismo de Heidelberg, El catecismo menor de Westminster, El catecismo de Keach, entre otros.

Para muchos protestantes, principalmente los que han salido del catolicismo cultural latinoamericano y han despertado a una nueva vida de fe más auténtica y más bíblica donde la norma de fe es el estudio de la escritura y no la tradición, la práctica del catecismo representa un retroceso en su caminar cristiano. Principalmente porque los conecta con aquella tradición muerta de la cual han salido y a la que no quieren regresar.

Pero la verdad es que hay una gran riqueza escondida en la práctica del catecismo cuando la entendemos a la luz de la escritura y utilizamos catecismos basados totalmente en la biblia y no en los conceptos viciados y finitos de la mente humana.

Si hemos de entender bien la práctica del catecismo, debemos empezar por definirlo desde la óptica de la escritura.

¿Qué es Catecismo?

Catecismo viene de una palabra griega que se dice κατηχέω (katejéo)

Es una palabra compuesta de dos palabras kata (Referencia en la concordancia Strong #G2596) que significa oído y echo (Referencia en la concordancia Strong #G2279) que significa sonido. De manera que el significado compuesto de katejeo es hacer sonar dentro de los oídos, i.e. (por implicación) adoctrinar («catequizar») o (generalmente) informar de: enseñar, informar, instruir.

¿Porque debemos los cristianos catequizar?

Porque es una práctica bíblica de la iglesia primitiva. Aparece por lo menos 7 veces en diferentes libros de la traducción al castellano.

  1. Luc 1:4 para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido.

 

  1. Hch 18:25 Este había sido instruido en el camino del Señor; y siendo de espíritu fervoroso, hablaba y enseñaba diligentemente lo concerniente al Señor, aunque solamente conocía el bautismo de Juan.

 

  1. Hch 21:21 Pero se les ha informado en cuanto a ti, que enseñas a todos los judíos que están entre los gentiles a apostatar de Moisés, diciéndoles que no circunciden a sus hijos, ni observen las costumbres.

 

  1. Hch 21:24 Tómalos contigo, purifícate con ellos, y paga sus gastos para que se rasuren la cabeza; y todos comprenderán que no hay nada de lo que se les informó acerca de ti, sino que tú también andas ordenadamente, guardando la ley.

 

  1. Rom 2:18 y conoces su voluntad, e instruido por la ley apruebas lo mejor,

 

  1. 1Co 14:19 pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida.

 

  1. Gál 6:6 El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye.

Y por implicación en el antiguo testamento, la forma en que la ley de Jehová era pasada de una generación a otra era por medio de este tipo de instrucción que a la luz del nuevo testamento se llama *catecismo*.

Deu 6:6-9  Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón;  (7)  y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.  (8)  Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos;  (9)  y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.

Entonces, ¿es Bíblico catequizar a nuestros hijos?

Absolutamente.

La herramienta que nosotros usamos para catequizar a nuestra familia es El catecismo de Benjamin Keach. Conocido también como catecismo Bautista. Escrito en 1677 basado en la Confesión Bautista de Londres de 1644. Es de muy fácil comprensión para grandes y chicos y contiene los versículos bíblicos que respaldan cada enunciado.

Sea cual sea la herramienta que escoja, catequizar a nuestras familias es el plan de Dios para legar nuestra fe a otros.

 

Advertisements