Category: Devocionales


Pr. Manuel Sheran

passportTodos tenemos familiares que se han ido a vivir a otro país. Y cuando su deseo es permanecer en dicho país durante toda su vida, es necesario que legalmente se hagan ciudadanos. La motivación de muchos para hacerse ciudadanos es la serie de derechos y beneficios que adquieren. Pero juntamente con los beneficios vienen las obligaciones. Parte de esas obligaciones son: 1. Hablar el idioma, 2. Pagar impuestos, 3. Respetar las leyes, 4. Servir al país, 5. Defender al país, entre otros. Muchos hemos visto que nuestros familiares han cambiado hasta su manera de ser y conducirse hacia otros solo por tener una ciudadanía extranjera. Prueba de ello es que muchos vienen de visita a su país de origen y ahora critican lo que antes ellos hacían porque no lo hacen más (como hacer doble fila o pasarse un semáforo en rojo, etc.)

Nos es tan fácil cambiar nuestro comportamiento cuando se trata de las leyes humanas que son temporales. Pero nos resulta sumamente difícil cambiar y rendirnos a las obligaciones que demanda de nosotros nuestra ciudadanía celestial que es eterna.

Filipenses 3:20 dice: Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo.

Al igual que una ciudadanía terrenal, nuestra ciudadanía celestial demanda de nosotros:

1.Que hablemos el lenguaje del cielo, es decir, palabras que edifiquen (Ef. 4:29), 2. Que paguemos nuestros tributos a Dios, esto no es el diezmo, sino que rindamos nuestro cuerpo como un sacrificio vivo (Romanos 12), 3. Que respetos las leyes y mandamientos de nuestro Dios (Juan 14:15-31). 4. Que sirvamos a nuestro prójimo con amor y generosidad (2 Cor. 8) 5. Que estemos preparados para presentar defensa del evangelio ante todos aquellos que demanden razón de la esperanza que hay en nosotros (1 Pe. 3:15)

Si somos hijos de Dios, nacidos de nuevo, y hemos depositado nuestra confianza en la obra de Cristo para salvación, entonces nuestra ciudadanía está en los cielos. Por lo tanto, comportémonos como tales en nuestra manera de hablar y conducirnos hacia Dios y nuestro prójimo.

El ciudadano que desea saber los derechos y obligaciones de el para con su patria y sus conciudadanos consulta frecuentemente la Constitución de La Republica. Y los abogados dicen que si se comete un delito por no conocer las leyes, es igualmente culpable porque nadie puede alegar ignorancia de la ley.

El ciudadano celestial que desea conocer los derechos y obligaciones de el para con su patria y sus conciudadanos debe consultar frecuentemente La Biblia, que es La Palabra de Dios, la revelación especial para nosotros por la cual él se da a conocer. Y al igual que las leyes terrenales cuando pecamos, no podemos alegar ignorancia de la ley. Pues esta existe para conducirnos a la vida eterna y ayudarnos a deleitarnos en Dios por toda la eternidad.

Por lo tanto, vivamos como ciudadanos dignos, de la ciudadanía celestial.

La Biblia nos muestra cómo vive un ciudadano digno de su ciudadanía celestial y esto mismo ruego yo para ustedes:

1 Pedro 2:11-17:

11 Amados, yo os ruego como á extranjeros y peregrinos, os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,

12 Teniendo vuestra conversación honesta entre los Gentiles; para que, en lo que ellos murmuran de vosotros como de malhechores, glorifiquen á Dios en el día de la visitación, estimándoos por las buenas obras.

13 Sed pues sujetos á toda ordenación humana por respeto á Dios: ya sea al rey, como á superior,

14 Ya á los gobernadores, como de él enviados para venganza de los malhechores, y para loor de los que hacen bien.

15 Porque esta es la voluntad de Dios; que haciendo bien, hagáis callara la ignorancia de los hombres vanos:

16 Como libres, y no como teniendo la libertad por cobertura de malicia, sino como siervos de Dios.

17 Honrad á todos. Amad la fraternidad. Temed á Dios. Honrad al rey.

Pr. Manuel Sheran

JESUS-WALKINGMuchos hoy día ponen en tela de juicio el hecho de que Jesús haya existido verdaderamente en esta tierra. Para los más férreos opositores, Jesús es solamente una idea, un personaje mítico o un invento producto del folclore, la ignorancia y la superstición de aquella época.

Sin embargo, existen varias evidencias que prueban que Jesús vivió, camino por esta tierra, fue sentenciado a muerte, murió crucificado y resucito después de tres días

A continuación, te presento 3 evidencia que comprueban estos hechos:

  1. La evidencia histórica.

Existen registros en los anales de la historia que narran los acontecimientos más relevantes de la vida de Jesús por la pluma de los más famosos e influyentes historiadores de la época. No solamente judíos como Flavio Josefo sino también Romanos como Tácito quien narra en sus registros la ejecución de Jesús en tiempos de Poncio Pilato.  No solo es el hecho de que los historiadores los mencionan en sus registros, sino también el conocimiento del personaje en todos los países del antiguo mundo y la prolongación de este conocimiento varias décadas después de su existencia.

  1. Los escritos cristianos.

Otro elemento contundente que prueba la existencia de Cristo lo encontramos en los escritos cristianos del primer siglo. Estos exponen de manera amplia y suficiente, la vida, la pasión y muerte de Cristo en su paso por la tierra. Como por ejemplo las epístolas del apóstol Pablo, que según los académicos fue escrito 25 años después de la muerte de Jesús. Por otra parte, quienes registran una detallada biografía de la vida del mesías son los evangelios, que surgen 40 años después de su muerte.  Esto ocurrió durante la vida de numerosos testigos oculares cuyo testimonio concuerda cultural y geográficamente con la palestina del primer siglo.

El evangelio de Lucas presenta quizás la más detallada descripción del proceso científico utilizado para registrar la vida y los hechos del ministerio de Jesús en la tierra.

Lucas 1:1-3

Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, (2)  tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabra,  (3)  me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo,

 

El evangelista se da a la tarea de registrar el testimonio de:

  1. Testigos oculares.
  2. Personas que anduvieron con Jesús en el ministerio y fueron testigos de primera mano de sus obras.
  3. El testimonio de fuentes externas de aquellos que trataron de poner en orden la historia de las cosas que sucedieron entre los apóstoles.

 

También Pablo registra una narración importante acerca de la resurrección en su primera carta a los Corintios 15: 3-8

1Co 15:3-8 Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; (4) y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras;  (5)  y que apareció a Cefas, y después a los doce.  (6)  Después apareció a más de quinientos hermanos a la vez, de los cuales muchos viven aún, y otros ya duermen.  (7)  Después apareció a Jacobo; después a todos los apóstoles;  (8)  y al último de todos, como a un abortivo, me apareció a mí.

 

Pablo menciona que aparte de el mismo y a los doce apóstoles se le apareció a 500 personas a la vez. Estos son 513 testimonios acerca de la vida de Cristo.

No existe una razón para pensar que motivaría a estas personas a inventar una figura judaica salvadora en un tiempo cuando hacerlo era motivo de opresión para los judíos. La única razón por la que muchos incluso estaban dispuestos a morir por este testimonio es el hecho de que la historia era cierta.

  1. Los escritos no cristianos.

No existe ningún debate en el tiempo antiguo que ponga en tela de juicio la existencia histórica de Jesús. Los escritos de los rabinos hablan que Jesús era el hijo ilegitimo de María y que además era un hechicero. Entre los paganos, el satírico Sirio de expresión griega, Luciano de Samosata y el filósofo griego Celso desestimaron a Cristo catalogándolo de sin vergüenza. Pero en sí, no existe nadie en el mundo antiguo que haya cuestionado la existencia de Jesús.

Esta abundante cantidad de evidencia histórica nos deja muy poca duda razonable de que Jesús vivió, murió y resucito en concordancia con las escrituras.

 

 

 

 

jonathan_edwardsSi estas pensando en elaborar tus resoluciones de año nuevo, te presentamos las 70 resoluciones del mas celebre teólogo puritano de Norteamérica Jonathan Edwards.

Estoy apercibido de la realidad de que soy incapaz de hacer cualquier cosa sin la ayuda de Dios, humildemente le pido que por su gracia que me permita mantener estas resoluciones, hasta el punto que estén de acuerdo con Su voluntad, por causa de Cristo.

Recuerda leer estas resoluciones una vez a la semana.

  1. Tomo la resolución de que voy a hacer todo aquello que piense que sea más para la gloria a Dios, y mi propio bien, beneficio y placer, durante mi tiempo; sin ninguna consideración del tiempo, ya sea ahora, tras millares de años. Me resuelvo hacer cualquier cosa que sea mi tarea, y deber para el bien y la ventaja de la humanidad en general. Tomo la resolución, de hacer esto sin importar cualquier dificultad que se me presente, ni cuantas ni que tan grandes puedan ser.
  2. Tomo la resolución de estar continuamente dedicado a encontrar algunas nuevas ideas o inventos para promover las resoluciones antes mencionadas.
  3. Resuelvo que si alguna vez caigo o me vuelvo perezoso de tal manera que falle para no mantener estas resoluciones, me arrepentiré de todo lo que pueda recordar, cuando recupere mi sensatez.
  4. Resuelvo, nunca hacer ninguna clase de cosas, ya sea en el alma o cuerpo menos o más, que tienda a aminorar la gloria de Dios.
  5. Resuelvo nunca perder ni un momento de tiempo, sino aprovecharlo en la forma que más redituable que sea posible.
  6. Resuelvo vivir con todas mis fuerzas mientras viva.
  7. Tomo la resolución de nunca hacer nada que me daría miedo hacer si se tratara de la última hora de mi vida.
  8. Resuelvo, actuar en todos los aspectos, tanto en lo que hablo o hago, como si nadie hubiera sido tan vil como yo, y como si hubiera cometido los mismos pecados, o hubiera tenido las mismas defectos o fallas que los demás; y permitiré que el conocimiento de sus errores promueva ninguna otra cosa sino vergüenza para mí y mostrara  sólo una ocasión para confesar mis propios pecados y miseria a Dios. Julio 30
  9. Tomo la resolución de pensar mucho, en todas las ocasiones, acerca de mi muerte, y estar atento a todas las circunstancias que van a ligadas a esa realidad.

10. Me resuelvo cuando sienta dolor, pensar en los dolores del martirio y del infierno.

11. Tomo la resolución Cuando pienso en cualquier teorema de la divinidad que haya que resolver, de inmediato hacer lo que pueda para resolverlo, si las circunstancias no me lo impiden.

12. Tomo la resolución de que si me deleito en algo como una gratificación para mi orgullo, o vanidad, o en cualquier medida, inmediatamente la rechazaré.

13. Me determino que me esforzaré por encontrar objetos adecuados para ser generoso y caritativo.

14. Me determino, a nunca hacer ninguna cosa por venganza.

15. Me determino a jamás permitirme ni la más mínima emoción de ira hacia seres irracionales.

16. Me determino a nunca hablar algo malo de alguien, que podría tender a la deshonra, ni menos o más, a excepción de hablar solo lo realmente bueno.

17. Tomo la resolución que viviré de tal forma que hubiera deseado hacerlo cuando me muera.

18. Estoy resuelto a vivir, en todo tiempo, como pienso es lo mejor en mis conceptos más devotos, y cuando tengo las nociones más claras de las cuestiones del evangelio, y del mundo por venir.

19. Estoy resuelto a nunca hacer nada que tuviera miedo hacer, si yo supera que no faltara más de una hora para escuchar la trompeta final.

20. Tomo la resolución de mantener la más estricta moderación en el comer y beber.

21. Estoy resuelto nunca hacer nada que yo podría ver en alguien más, me diera la ocasión para despreciarlo, o pensar en cualquier forma mal en cuanto a él.

22. Me determino a dedicarme a obtener tanta felicidad para mí en el otro mundo como me sea posible, con el poder, fuerza y vigor, la violencia, de que soy capaz de hacer, o puedo llegar yo mismo a ejecutar, en cualquier forma que se pueda pensar.

23. Estoy resuelto con frecuencia a tomar alguna acción deliberada, la cual parece ser lo más adecuado hacer, para la gloria de Dios, y rastrearla a su intención original, los diseños, y fines de ella; y si encuentro que no sea para la gloria de Dios, juzgarla como una violación de la Cuarta resolución.

24. Estoy resuelto, que cada vez que haga algo visiblemente malo, seguiré su rastro hasta llegar a la causa que la originó; y luego cuidadosamente dedicar todo mi esfuerzo a no hacerla más y luchar y orar con todas mis fuerzas contra la causa de eso.

25. Tomo la resolución de examinar cuidadosa y constantemente, que cosa en mí es la que me provoca duda en lo más mínimo del amor de Dios; y entonces dirigir toda mi fuerza contra ella.

26. Estoy resuelto a deshacerme de toda cosa que descubra que contrista mi certeza.

27. Me determino a nunca omitir voluntariamente alguna cosa, excepto que la omisión sea para la gloria de Dios; y frecuentemente examinar lo que dejo de hacer.

28. Estoy resuelto a estudiar las Escritura tan firmemente, constantemente y con frecuencia, al punto de que pueda encontrar y plenamente percibir, que estoy creciendo en el conocimiento de ella.

29. Estoy resuelto a nunca dejar de contar que una oración, ni dejarla que considere como una oración, ni como una petición de oración, la cual sea hecha que yo no pueda esperar que Dios responderá; ni una confesión en la cual no pueda esperar que Dios aceptará.

30. Estoy resuelto, a hacer todo lo posible cada semana para ser llevado más alto en la religión [vida cristiana], y a un más alto ejercicio de la gracia, de lo que fue la semana anterior.

31. Estoy resuelto a nunca decir nada en absoluto contra nadie, sino cuando está perfectamente de acuerdo con el más alto grado de honor cristiano, y el amor por la humanidad, agradable a la más baja humildad y al sentido por mis propias faltas y defectos, y de acuerdo con la regla de oro; a menudo, cuando diga algo contra cualquier persona, para llevarlo, e intentar que estrictamente pase por el examen de la presente resolución.

32. Estoy resuelto a ser estricta y firmemente fiel a la clase de confianza como la del hombre de Proverbios 20:6 “Muchos hombres proclaman cada uno su propia bondad, Pero hombre de verdad, ¿quién lo hallará?” Y que no se cumpla solo parcialmente en mí.

33. Tomo la determinación a hacer siempre lo que pueda para hacer, mantener, y preservar la paz, cuando pueda ser realizado sin perder el equilibrio en detrimento de otros aspectos. Diciembre 26, 1722.

34. Estoy resuelto, que en las narraciones, nunca hablar otra cosa sino la verdad pura y simple.

35. Estoy resuelto, que toda vez que me cuestione si he cumplido con mi deber, de tal manera que mi tranquilidad y reposo estén perturbadas, que la tranquilizaré y también como resolver la cuestión. Diciembre 18, 1722

36. Estoy resuelto a nunca hablar mal de nadie, a menos que tenga alguna buena reconvención que comunicar. Diciembre 19, 1722

37. Estoy resuelto a indagar todas las noches, al ir a la cama, en que cosas he sido negligente, – que pecado he cometido, y en que me negado a mí mismo; también al fin de cada semana, mes y año. Diciembre 22 y 26, 1722

38. Estoy resuelto a nunca pronunciar ninguna cosa festiva, o asunto de risa, del día del Señor, tarde del sábado. Diciembre 23, 1722.

39. Estoy resuelto a nunca hacer nada, en lo que cuestione la legalidad, mientras que intento al mismo tiempo considerar y examinar después, si fue legal o no; a menos que dudara mucho de la legalidad de la omisión.

40. Tomo la resolución a investigar antes de ir a la cama, si he actuado de la mejor manera que podía hacerlo, con respeto a comer y beber. Enero 7, 1723.

41. Estoy resuelto a preguntarme a mí mismo, al fin de cada día, semana, mes y año, en donde podría posiblemente haberlo hecho mejor en cualquier aspecto. Enero 11, 1723

42. Estoy resuelto más frecuentemente a renovar la dedicación de mí mismo a Dios, la cual fue hecha en mi bautismo, el cual renové solemnemente cuando fui recibido a la comunión de la iglesia, y la cual solemnemente he vuelto a hacer el día de hoy 12 de Enero de 1723.

43. Estoy resuelto, de aquí en adelante, hasta que me muera, a nunca actuar como si fuera mi propio dueño, sino entera y completamente soy de Dios porque será agradable ser hallado así 12 de Enero de 1723

44. Hago la resolución que ningún otro fin sino la religión [relación con Dios] tendrá ninguna influencia en absoluto en mis acciones; y que ninguna acción se llevará a cabo, bajo ninguna circunstancia con un propósito que no sea este. Enero 12, 1723.

45. Hago la resolución de no permitir ningún placer o codicia, gozo o tristeza, ni ningún grado de afecto, ni ninguna circunstancia relativa a la misma, sino a aquellas que ayude a la religión (Vida cristiana). Enero 12 y 13 1,723.

46. Estoy resuelto a nunca permitir ni en una pequeña medida el entristecimiento o inquietud en cuanto a mi padre o madre. Resuelvo no permitir tales efectos aún ni en la alteración de la voz, o movimiento de mis ojos; y ser especialmente cuidadoso de ello en cuanto a cualquiera de nuestra familia.

47. Estoy resuelto a esforzarme hasta lo máximo para negar todo aquello que no sea sumamente agradable para un bien universal, dulce y benevolente, quieto, pacífico, satisfecho y tranquilo, compasivo y generoso, humilde y manso, sumiso y servicial, diligente y laborioso, caritativo y aún paciente, moderado, perdonador y sincero, con templanza, y hacer en todo tiempo aquello a lo que este tipo de carácter me guie; y a examinar estrictamente, al final de cada semana, si lo he hecho así. Sábado por la mañana, 5 de Mayo de 1723.

48. Estoy resuelto a constantemente, con el mayor esmero y diligencia, y el escrutinio más estricto, observar detenidamente el estado de mi alma de manera que pueda saber si tengo verdaderamente un interés en Cristo o no; para que cuando yo muera, no sea encontrada ninguna negligencia con respecto a esto de lo que tenga que arrepentirme. 26 de Mayo de 1723.

49. Estoy resuelto a que esto nunca acontezca, si puedo evitarlo.

50. Estoy resuelto a que yo actuaré así, como pienso, de la misma manera juzgaré lo que haya sido mejor y más prudente cuando venga al mundo futuro. 5 de Julio de 1723.

51. Estoy resuelto a que actuaré así, en cada aspecto, de la forma en que pienso que yo desearía haberlo hecho, si yo fuera al final condenado. 8 de Julio de 1723.

52. Estoy resuelto a frecuentemente oír a personas de edad avanzada decir cómo hubieran vivido si pudieran vivir de nuevo sus vidas; Resuelvo .Que viviré así como pienso que yo desearía haberlo hecho, suponiendo que viva hasta una edad avanzada. 8 de Julio de 1723.

53. Estoy resuelto a mejorar cualquier oportunidad, cuando esté en el mejor y más feliz estado mental, para derramar y confiar mi alma en el Señor Jesucristo, para esperar y depositarme en él, y consagrarme completamente a él; que de esta manera yo pueda estar seguro de mi salvación, sabiendo que he confiado en mi Redentor. 8 de Julio de 1723.

54. Estoy resuelto a que siempre que oiga que se está hablando algo en alabanza para alguna persona, si yo pienso que eso sería en mí, digno de alabanza, yo debería esforzarme en imitarlo.

55. Resuelvo. Empeñarme al máximo, para actuar así, de la manera que pienso que debería hacerlo, si ya hubiera visto la felicidad del cielo y los tormentos del infierno. 8 de Julio de 1723.

56. Estoy resuelto a nunca detenerme, ni ablandarme en lo más mínimo en mi lucha con mis corrupciones, no importando si no he podido lograrlo.

57. Estoy resuelto a cuando tenga temor las desgracias y adversidades, deberé examinar si he realizado mi deber, y determinado el hacerlo y dejar que el evento sea solamente como la Providencia lo ordene, Yo, tanto como me sea posible, no me preocuparé por nada, sino por mi deber y mi pecado 9 de Junio y 13 de Julio de 1723.

58. Estoy resuelto a no solo refrenarme en la conversación, de un aire de desaprobación, enojo e ira sino manifestar un aire de amor, alegría y benignidad 27 de Mayo y 13 de Julio de 1723.

59. Estoy resuelto a cuando estoy más consciente de las provocaciones de la naturaleza enfermiza y de la ira, que lucharé con más fuerza para sentir y actuar con bondad natural; sí, en tales momentos, manifestar benevolencia, aunque yo pienso que en otros aspectos sería desventajoso, o imprudente. 12 de Mayo y 11 y 13 de Julio.

60. Estoy resuelto a que siempre, cuando mis sentimientos comiencen a aparecer fuera de orden, cuando esté consciente de la menor inquietud dentro de mí, o la más mínima irregularidad yo entonces me someteré a mí mismo al más estricto examen. 4 y 13 de Julio de 1723.

61. Estoy resuelto a que no daré ocasión a que la negligencia que encuentro en mí afloje mi mente de estar completamente llena y firmemente colocada en la religión [relación con Dios],  tampoco daré ocasión a cualesquier excusa que pueda yo buscar, y que mi negligencia me incline a pensar que es mejor hacer. 21 de Mayo y 13 de Julio de 1723.

62. Estoy resuelto a nunca hacer nada excepto mi deber, y hacerlo de acuerdo a Efesios 6:6-8, hacerlo voluntaria y alegremente, como delante del Señor y no de los hombres; sabiendo que el bien que cada uno hiciere ese recibirá del Señor. 25 de Junio y 13 de Julio de 1723.

63. Estoy resuelto a en el supuesto de que no hubiera sino un individuo en el mundo, que fuera apropiada y completamente un Cristiano, en todo aspecto, ya sea de un temple correcto, haré que cristianismo siempre brille con su verdadero esplendor siendo excelente y amable, desde cualquier punto de vista y carácter: Resuelvo: Actuar así como lo haría si luchara con toda mi fuerza para ser ese uno, quien viviera en mi tiempo. 14 de Enero y 13 de Julio de 1723.

64. Estoy resuelto a cuando sienta estos gemidos indecibles de los cuales habla el apóstol y aquellos suspiros del alma de desear sus juicios en todo tiempo de los que hace mención el salmista en el Salmo 119:20 que los alentaré con toda mi fuerza y no me cansaré de empeñarme encarecidamente en dar lugar a esos deseos, ni a continuar repitiendo  tales anhelos. 23 de Julio y 10 de Agosto de 1723.

65. Estoy resuelto a ejercitarme mucho en esto, toda mi vida, con la mayor apertura de que soy capaz, el declarar mis caminos a Dios y mantener mi alma abierta para él, todos mis pecados, tentaciones, dificultades, penas, temores, esperanzas, deseos, todas las cosas, y todas las circunstancias, de conformidad con el sermón sobre el Salmo 119 del Dr. Manton . 26 de Julio y 10 de Agosto de 1723.

66. Estoy resuelto a que siempre me esforzaré en mantener un aspecto benigno, una forma de actuar y hablar, en todos lugares, y en todas las compañías, excepto si sucediera que los deberes requieran que sea de otra manera.

67. Estoy resuelto a después de las aflicciones, inquirir, cuan mejor soy por ellas, qué es lo que obtuve de ellas y que podría seguir obteniendo de ellas.

68. Estoy resuelto a confesarme francamente a mí mismo, todo lo que encuentro en mí ser ya sea enfermedad o pecado; y si ello fuera algo concerniente a la religión, también confesarle todo el asunto a Dios y le imploraré que necesito su ayuda. 23 de Julio y 10 de Agosto de 1723.

69. Estoy resuelto a siempre hacer aquello que hubiera querido haberlo hecho cuando he visto a otros hacerlo. 11 de Agosto de 1723.

70. Estoy resuelto a siempre dejar que haya algo de benevolencia en todo lo que hable. 17 de Agosto de 1723.

 Por: Manuel Sheran

Entonces Jecodicia_parabola_camello_aguja_ricossús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. Marcos 10:21

La Biblia es el consejo de Dios, útil para exhortar nuestra vida en pos de la justicia. De hecho 2 de Timoteo 3:16 nos dice que toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

Si el propósito de la palabra de Dios es enseñar, redargüir y corregirnos, algunas veces nos confrontara de nuestros errores. El resultado de esa reprensión puede resultar en frustración personal, pues tendemos a pensar en nosotros mismos como producto terminado y no como obra en proceso. Tal como el caso de la escritura en referencia.

Pero lo que me llama la atención, es la forma en que Jesús corrige a este personaje de su aparente justicia. La mayor parte del tiempo leemos la biblia y pasamos por alto pequeños detalles que hacen una gran diferencia. Como en este pasaje cuando dice: “Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo…”

La corrección de Dios siempre proviene de su amor inmensurable para con nosotros. Jamás vendrá de manera crítica o descalificativa. Sirve un propósito especifico. Como Pablo lo menciona en su carta a Timoteo para prepararnos enteramente para toda buena obra.

Como lidiamos con la corrección determinara nuestra madurez espiritual. En este verso en particular Jesús estaba tratando de enseñarle a este joven como despojarse de las riquezas terrenales y disfrutar del don de la generosidad. El joven no pudo asimilar la lección porque las posesiones materiales estaban arraigadas en su corazón y lo privaban de experimentar la amorosa corrección de Dios.

El verso 22 nos dice que el joven se fue muy triste porque tenía muchas posesiones. Desafortunadamente no se quedó lo suficiente para escuchar la explicación de Jesús. Si se hubiese quedado más tiempo se habría dado cuente que el cambio que Dios demandaba de él era más espiritual que material.

A veces nuestra manera de manejar con la corrección de la palabra de Dios es la misma que el joven de esta historia. Las cosas que decidimos aferrar nos impiden experimentar el amor incondicional de Dios. Y aunque dejar ir esas cosas que nos proveen de placeres terrenales puede hacernos sentir incomodos y hasta adoloridos, podemos estar seguros que el despojarnos de ellas nos traerá mayor gozo que retenerlas.

 

Mientras medita en esta palabra, piensa en todas las veces en las que usted ha sido como el joven rico. ¿Que cosas le están impidiendo que experimente el amor de Dios?

Cuando haya encontrado una respuesta, lea el verso 29-31. Tome consuelo en que la recompensa de Dios no se puede comparar con cualquier riqueza de este mundo.

 

CONFRONTADOS POR EL PASADO

Por: Manuel Sheran

Génesis 45:4 José dijo a sus hermanos: Yo soy José. ¿Vive todavía mi padre? Pero sus hermanos no podían contestarle porque estaban atónitos delante de él.

nametagCuando José revela a sus hermanos su verdadera identidad en Génesis 45:1-11. Ellos quedan atónitos pues esperaban que estuviera muerto, ya que lo vendieron como esclavo algunos años atrás. Pero la estupefacción del momento no se debe a que están asombrados que Jose esté vivo. Sino al hecho de que por primera vez en años, décadas quizás, su pecado no confesado vuelve para atormentarlos. Y en ese momento cobra la misma validez como el día en que cometieron aquel hecho atroz. Por primera vez sintieron todo el peso de la culpabilidad y comprendieron la gravedad del mal que habían causado. Y en ese momento dimensionaron el castigo que merecían por aquel pecado que ya habían olvidado.

Para fortuna de ellos, Dios había utilizado el sufrimiento de José para esbozar su maravilloso plan de provisión sobrenatural para una familia disfuncional marcada por el robo, el engaño y la traición como la de Jacob (padre de Jose). Y a través de inmemorables noches de sufrimiento y desvelo, José descubre que en su corazón no existe el rencor y la venganza, pues ha experimentado de primera mano el amor y la misericordia de Dios, a grado tal, que no puede hacer otra cosa más que hacer extensiva esa misma misericordia a sus hermanos.

Profundizando más en el contexto de la historia de José, Dios le había manifestado a través de sueños este preciso momento. Y el divulgar ese sueño provoco la envidia y la ira de sus hermanos.  Y Dios convirtió el mal que le habían hecho en la materia prima para el cumplimiento de la promesa en su vida.

Sin duda alguna, fue mayor el asombro de José al ver el cumplimiento del sueño de Dios, que el asombro de sus hermanos al ser confrontados por su pasado. Lo que me hace cuestionar si las lágrimas de José habrían sido de tristeza o de gozo.

La historia de José y sus hermanos, es un glorioso presagio de la vida de Jesús en el antiguo testamento. El paralelismo que ocurre en la historia es similar al sufrimiento de Cristo al ser traicionado y condenado por sus mismos hermanos del pueblo judío. Sin embargo Dios utiliza su sufrimiento y su muerte para traer en palabras de José ‘gran liberación’ a su pueblo (Gen 45:7)

A todos en algún momento nos han alcanzado nuestros pecados no confesados, Y si no lo han hecho en algún momento lo harán para acusarnos y encontrarnos culpables. Sin embargo, solo la revelación de que Jesucristo, nuestro hermano mayor,  pago por nuestros pecados nos libra de la culpabilidad y la condenación eterna de nuestras almas para darnos la salvación más impensable de todas, la vida eterna.

En el relato, para que los personajes de esta escena conocieran realmente que quien tenían frente a ellos era su hermano José, fue necesario que el los invitara a acercarse.

Similarmente, la palabra de Dios nos invita a acercarnos para conocer la misericordia de Dios para el perdón de nuestros pecados.

“14Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.

15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4:14-16

Ahora la pregunta es ¿nos dejaremos condenar por nuestro pecado, o nos acercaremos confiadamente ante el trono de la gracia?

Por Manuel Sheran

hopping

El nuevo testamento no es particularmente especifico en el tema de asistir a dos o mas iglesias diferentes. La carta de Pablo a los Corintios comienza de esta manera: “A la Iglesia de Dios que esta en Corintios” 1 Cor 1:2, indicando que es una sola iglesia. Mientras que el libro de Gálatas comienza así: “a las iglesias en Galacia” Gálatas 1:2, indicando mas de una iglesia. En todo caso , la gente no iba a mas de una reunión, o el asunto no llamaba la atención de Pablo como para referirse a ello de manera puntual. Sin embargo, hoy en día, con tantas iglesias en tantas ciudades-aun en las pequeñas- La pregunta de asistir a mas de una iglesia de manera regular si se vuelve relevante.

En primer lugar, es importante entender el propósito de asistir y/o ser miembro de una iglesia. Cuando los cristianos se reúnen con un cuerpo local de creyentes, siguen el modelo para la iglesia local tal como lo muestra Hechos 2:41-42 “Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados, y se añadieron aquel día como tres mil personas. Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones.”

Los primeros cristianos se reunían en los atrios del templo y en sus hogares para continuar con la alabanza y la adoración (Hechos 2:46-47). Adicionalmente, los creyentes se reunían para ser ministrados unos a otros con los dones del Espíritu Santo, quien los distribuye a su pueblo para ser edificados mutuamente en la Fe (Efesios 4:7-13)

La pregunta ahora es si podemos de manera adecuada, orar, tener comunión, recibir enseñanza y usar nuestros dones espirituales con dos o mas grupos de creyentes al mismo tiempo.

Dado que La Biblia no ofrece una respuesta definitiva, no podemos ser dogmáticos acerca de ello. Pero lo que si podemos tratar es el asunto de la motivación-Que es lo que hace que un cristiano se sienta motivado a repartir su asistencia regular alrededor de múltiples iglesias y cuales son los efectos e implicaciones de hacerlo.

Tristemente con demasiada frecuencia la gente anda “de iglesia en iglesia” con la intención de buscar y escoger algo de cada una porque ellos sienten que no pueden encontrar una iglesia que “supla sus necesidades” o que les provea todo lo que ellos piensan que deberían estar “recibiendo” de una iglesia. Quizás van a una iglesia por la música, van a otra por la predicación, van a una tercera por las amistades.

El problema con esta línea de pensamiento es que los Cristianos están en el deber de reunirse con otros cristianos con el propósito de DAR. No de RECIBIR. Debemos estar sirviendo activamente y ministrándonos los unos a los otros con los dones espirituales que hemos recibido del Espíritu Santo, y cuando pasamos la mínima cantidad de tiempo en cada grupo, no podemos hacer esto de manera efectiva. Adicionalmente Damos la impresión de que no estamos comprometidos con los creyentes o el liderazgo de cualquier iglesia a la que visitamos, y eso es un mal testimonio para otros.

Aunque pudieran existir razones legitimas para que alguien visite dos o mas Iglesias, y nada en la Biblia lo prohíbe, Es difícil ver como tal practica beneficiaria plenamente al creyente o la iglesia local que el o ella visitan.

Un Lugar Donde Posar

Cuanta impotencia siente uno al ver noticias acerca de la crisis que viven nuestros hospitales.

Piensen en la indignación que causa el que un paciente convaleciente no pueda encontrar una camilla para acostarse y ser atendido. Cuanto mas una mujer embarazada tenga que dar a luz en una acera fuera del hospital.

Es repudiable, es indignante. Ahora imaginese que el hijo que fuera tener fuera el mismo hijo de Dios. Es totalmente condenable que permitiésemos que el hijo de Dios naciera en una acera.

Sin embargo Mateo 2:18 nos dice que cuando Jesus nació en condiciones similares, en el establo de una estancia. Y sus padres lo acostaron en un comedero para animales, es decir un pesebre. Yo estoy seguro que si viviéramos en estos tiempos, ni tu ni yo permitiríamos que Jesus naciera en un comedero de animales.

En estos tiempos que esta de moda el humanismo, la filantropia y la responsabilidad social empresarial, seguramente le darias el mejor lugar que tienes que ofrecerle.

Pues resulta que en Navidad celebramos el nacimiento de Jesus.  Y Jesus busca nacer en tu corazón. Pero para sorpresa del mundo, el mejor lugar para nacer no es en una suite de cinco estrellas, sino que es en tu corazón.

Le darás posada? o lo mandaras a dormir con los animales? Apocalipsis 3:20 He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.

Y JESUS LLORO.

Por Manuel Sheran

Jesús lloró…Juan 11:35

Este es uno de los versos preferidos de toda la Biblia para muchas personas. Incluyéndome a mí. Porque no soy bueno para memorizar. Y es que este es muy fácil de recordar y memorizar. Es también, el verso más corto de todo el canon bíblico.
Y aunque en si no es un verso profundo en el sentido literal, todo lo que enmarca en el sentido alegórico va más allá de nuestro llano razonamiento.
Me sorprende en gran manera porque denota la frágil humanidad de Cristo al romper en llanto en presencia de sus amigos. A pesar de ser Dios hijo, vemos que estaba cableado como nosotros. Se alegraba por las mismas cosas que nosotros y le entristecían las mismas cosas que nosotros.
Pero, analizando un poco en contexto el versículo, vale la pena saber la razón por la que Jesús lloro. La Biblia no dice nada por casualidad. Desde el momento que Juan documenta el hecho, es porque hay una valiosa lección que aprender en toda la historia. Yo personalmente quisiera aprender que hace llorar a Jesús. Para saber más de él, adoptar su carácter y entristecerme con lo que lo entristece y alegrarme con lo que le alegra, porque al final, la meta de todo creyente es llegar a ser igual a Jesús.
El suceso es un suceso que entristecería a cualquier persona. Porque se lleva a cabo después de la muerte de un amigo.
Estando el en Betania le llegaron noticias de que su amigo, Lázaro, a quien amaba, había muerto.
El comentarista de la Biblia Diario Vivir manifiesta que Jesús amaba a esta familia y a menudo les visitaba. Conocía su dolor, pero no respondió enseguida.
Todos esperaban que Jesús dejara todo lo que estaba haciendo y saliera corriendo a salvar a Lázaro. Más no fue así. Porque él sabía que todos los acontecimientos estaban finamente marcados en la agenda divina con un propósito superior. Quizás hasta enseñar a Lázaro una lección. Su demora tenía un propósito específico. El tiempo de Dios, en especial sus demoras, tal vez nos haga pensar que no responde o no lo hace como quisiéramos. Pero El suplirá nuestras necesidades de acuerdo con su programa y propósito perfectos (Phi_4:19). Debemos aguardar con paciencia el tiempo perfecto de Dios.
Cuando finalmente Dios decide ir a Jerusalén a tomar cartas en el asunto, Marta, la hermana de Lázaro, le sale al encuentro. Y le reprocha que si hubiera estado ahí esto no hubiera pasado. Como muchos de nosotros en esa misma posición. Mire como somos de parecidos a Marta:
1. Nos acordamos como última instancia recurrir a Dios, después de que no le hemos hablado en tanto tiempo.
2. Cuando por fin decidimos hacerlo es para reprocharle el porqué de las cosas.
3. Somos malos amigos de Dios porque esperamos todo del pero no estamos dispuestos a dar nada de nosotros.
Creo que en definitivamente esto fue lo que entristeció a Jesús al punto de llorar. No le entristeció la muerte de su amigo, porque sabía que lo vería en menos de lo que se tardaran en abrir su tumba. Pero saber que había intimado tanto con Marta y María y todavía no estaban convencidas del poder de El como hijo de Dios, eso lo entristeció.
Cualquier prueba que deba enfrentar un creyente puede en última instancia glorificar a Dios porque Él puede sacar cosas buenas de cualquier situación mala (Gen_50:20; Rom_8:28). Cuando vienen las dificultades, ¿murmura, protesta y culpa a Dios, o ve en sus problemas la oportunidad de honrarlo?
Entonces como amigos de Dios, ¿que lo entristece? Que murmuremos y protestemos en contra de EL y le echemos la culpa de las cosas malas que suceden. Por el contrario ¿qué cosas alegran su corazón? Que le honremos a pesar de las vicisitudes.
Al final Jesús, como era de esperarse, resucita a Lázaro, para mostrarnos una lección aún más grande: Cuando tenemos necesidad de ayuda extraordinaria, Jesús ofrece recursos extraordinarios. No debiéramos vacilar en pedirle ayuda porque ciertamente el estará siempre presto a auxiliarnos.

 

SECRETOS DEL LUGAR SECRETO

Por. Manuel Sheran

Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público. (Mat 6:6)

Cuando Jesús nos enseña que debemos orar nos desafía a tres cosas: que nos apartemos, cerremos la puerta y oremos.
Si algo he aprendido acerca de la palabra de Dios en estos años es que nada está escrito al azar o por casualidad. Si Dios establece estos tres pasos es porque alguna implicación espiritual hay en hacerlo de esta manera.

Entonces estudiemos detenidamente las palabras de Jesus para lograr una conexión divina con el Padre.

1. Entra en tu aposento.
Cuando nuestro Señor Jesús nos insta a que entremos en nuestro aposento, en realidad nos está diciendo que tenemos que tomarnos el tiempo de apartarnos en secreto para buscar de él. Por supuesto hay ocasiones en las que uno tendrá que orar en grupo o en familia. Pero esta oración en particular no desestima las demás formas de oración colectiva, sino puntualiza la necesidad de la oración personal y el carácter secreto de la misma. Porque Dios está en el lugar secreto esperando por nosotros. Él nos conoce en secreto como nadie más. Y las cosas que él tenga que decirnos, nos las dirá en secreto y no en público.

2. Cierra la puerta
Esta acción es muy importante. Siempre que voy a orar me pasa que se me vienen todas las ideas a la cabeza, comienzo a pensar en cosas que debí haber hecho durante el día, cosas sin importancia y tanto buenas ideas como malas ideas rondan por mi cabeza.
Cuando Jesús dice “cierra la puerta” no solamente se refiere a que cierre la puerta física del lugar donde está orando, sino también que cierre la puerta espiritual de su mente. En este sentido la acción de acercarse a Dios en oración es un acto de autodisciplina que nos obliga a silenciar nuestros pensamientos hacia el culto racional (Romanos 12:1)

3. Ora
La palabra oración en este versículo, se deriva de la palabra griega Proseuchomai que involucra tres verbos: suplicar, alabar y orar. El común denominador de los tres es que son acciones alabanticas que conllevan una exteriorización. Jesús no dijo cuándo entres en tu aposento, cierra la puerta y piensa en Dios. La única forma de hacer manifiesto el rendimiento de nuestro cuerpo a la voluntad divina es por medio de la confesión. Por la sencilla razón de que Dios puso poder en nuestras palabras y uno se ata con los dichos de su boca (Prov. 6:2). Y cuando ya no sepa que decir y aun no escucha su voz hablándole suplique y alabe. Pero es necesario exteriorizar. Como también es necesario callar si escucha su voz.

Muchas veces nos preguntamos porque Dios no contesta cuando oramos. Estoy seguro que el 90% de las veces es porque desconocemos el protocolo del Reino para acercarnos confiadamente al trono de la gracia.

Jesús vino para acercarnos al Padre. Si seguimos sus instrucciones al pie de la letra, le garantizo que tendremos éxito encontrando a Dios en nuestro lugar secreto.

Dios le bendiga!