Tag Archive: confesion


creeds

Por Michael Reeves

Traducción: Nancy Fuentes

Credos y Confesiones, Teología Histórica & Verdad

Los cristianos siempre han escrito y acariciado resúmenes de sus creencias. La Biblia registra la más temprana de estas confesiones de fe (1 Tim 3:16). Entonces, la iglesia post-apostólica temprana produjo las declaraciones definitivas de la creencia cristiana esencial, tal como el credo de los apóstoles y el credo de Niceno, todavía considerados puntos de referencia de la ortodoxia. En los siglos que siguieron, los cristianos han seguido produciendo confesiones: la Confesión de Augsburgo (1530), los Treinta y Nueve Artículos (1562), la Confesión de Fe de Westminster (1646), la Confesión de Fe Bautista de Londres (1689). La iglesia nunca ha estado sin una confesión o un credo.

La Receta Y El Pudin

Sin embargo, a pesar de su importancia decisiva en la historia cristiana, las confesiones de fe han encontrado reacciones mezcladas de los cristianos. Mientras muchos creyentes han usado las confesiones con entusiasmo, otros han afirmado que las confesiones reemplazan una relación vital con Dios con una lista desecada de doctrina, reemplazando al Espíritu con la letra, dejando sólo una cáscara de ortodoxia muerta y aburrida. Sin embargo, para entender las confesiones de esta manera es confundir la receta del budín. Confesiones, como las recetas, son descripciones vitales de los ingredientes en la vida cristiana de la fe, que no debe confundirse con la realidad misma. Eso no significa que la descripción no sea importante: los diferentes ingredientes harán un budín diferente. Pero, si tratas comer la receta en vez del budín, estarás tristemente decepcionado.

Hay una razón más profunda y más siniestra para nuestra desconfianza hacia las confesiones. Comenzó en el jardín del Edén cuando Adán y Eva se negaron a escuchar a Dios. Desde entonces, la humanidad finge que Dios no nos ha hablado. Si admitimos que Dios ha hablado, también debemos admitir que inconscientemente le desobedecemos, una admisión de que no somos los señores y dioses que todos los días pretendemos ser. La incertidumbre acerca de lo que la Biblia enseña y la falta de especificidad en asuntos teológicos mantienen este error Edénico. Sin confesiones de fe, estamos especulando en la oscuridad, negando que Dios ha hablado Su luz reveladora en el mundo (Juan 1: 1-5). No perturbados por la dura luz de la revelación divina, somos libres de morar en las sombras, conformando ídolos a nuestro corazón, elaborando una religión hecha por nosotros mismos a partir de experiencias reconfortantes, moralismo o lo que elegimos.

La historia está repleta de esta tendencia. Considere un ejemplo. En la Inglaterra del siglo XVII, un grupo de teólogos llamados latitudinarios, cansados de los interminables debates teológicos que emanaban de la Reforma, buscaban un cristianismo despojado de la mayor parte de su doctrina. La doctrina se convirtió en una palabra sucia. Para ellos, el cristianismo era esencialmente moral: cuanto menos doctrina tenía, más gente podía estar de acuerdo y unirse. El problema era que esta unidad se construyó alrededor de los estándares de la moralidad en lugar de Cristo

 

En muchos sentidos, los latitudinarios eran los heraldos del escepticismo ilustrado del siglo XVIII hacia toda la doctrina epitomizada por Edward Gibbon. En su declive y caída monumental del imperio romano, Gibbon mira desesperadamente las disputas doctrinales de la iglesia post-apostólica temprana como bribas nada menos que irrelevantes. Por ejemplo, Gibbon descarta el debate de la controversia de Arian sobre si Cristo es verdaderamente Dios (homoousios) o simplemente una criatura exaltada (homoiousios) diciendo: “La diferencia entre el Homoousion y el Homoiousion es casi invisible para el mejor ojo teológico”. Gibbon, era un debate inmaterial sobre la única letra i. Sin embargo, el argumento se refería a cuestiones mucho más esenciales. La controversia era acerca de si Cristo es Dios, si Él debe ser adorado como Dios. Ese único i dividió la ortodoxia de la herejía, con un lado reclamando a Cristo como Creador, mientras que el otro lo vio como nada más que un ser creado. La indiferencia de Gilbon a la doctrina podría fácilmente argumentar que la diferencia entre el cristianismo y el Islam es meramente uno de los números: uno (Alá) o tres (Padre, Hijo, Espíritu). Sabemos, sin embargo, que la precisión doctrinal importa.

¿Ha hablado Dios?

Cuando las inclinaciones naturales, las inclinaciones edénicas y la corriente intelectual occidental se unen contra las confesiones, es fácil ver cómo el amor por las confesiones se ha convertido en una ofensa impensable. La revelación de Dios, la verdad objetiva más que el sentimiento subjetivo, ofende a la cultura moderna

 

 

SOSTENER UNA CONFESIÓN ES UN ACTO DE HUMILDAD, ADMITIENDO QUE NO SOMOS, COMO QUERRÍAMOS LOS ÁRBITROS FINALES DE LA VERDAD.

 

Esa es precisamente la intención de una confesión: se niega a seguir la pretensión de que Dios no ha hablado. Una confesión afirma que Dios ha hablado claramente y específicamente. Sostener una confesión es un acto de humildad, admitiendo que no somos, como querríamos, los árbitros finales de la verdad. En cambio, en nuestras confesiones proclamamos que Dios nos ha dado una verdad absoluta, no negociable. La confesión es nuestra respuesta obediente a lo que Dios ha dicho. Es un reconocimiento de que Dios es Dios, y que nosotros no lo somos.

Las confesiones también indican la importancia de doctrinas particulares. J. Gresham Machen escribió, “En la esfera de la religión, como en otras esferas, las cosas sobre las cuales los hombres están de acuerdo son las que menos valen la pena; las cosas realmente importantes son las cosas sobre las cuales los hombres lucharán.”

De esta manera, las confesiones de fe están en el centro del cristianismo. Los elementos esenciales de la creencia cristiana no son sentimientos con los que podamos divertirnos. En su lugar, son asuntos de verdad objetiva e histórica.

Porque la confesión es un testimonio de la revelación divina, revelación que sólo puede ser comprendida por la fe, el mundo es incapaz de comprender lo que encuentra en las confesiones cristianas de la fe. El mundo sólo ve al Dios de nuestra confesión como un tirano, encarcelando el pensamiento con sus dictados de lo que es verdadero y lo que es falso. Este punto de vista es la única conclusión posible para alguien que busca la libertad de la autoridad de la Palabra de Dios. Sin embargo, los ojos de la fe pueden ver al Dios verdadero en las confesiones. La verdadera libertad sólo se puede encontrar a través de la Palabra de Dios. Lejos de ser un carcelero, el Dios de las confesiones cristianas es un libertador. Como testimonio de la Palabra de Dios que da la libertad, la confesión cristiana existe para mostrar la verdadera obra del Espíritu.

La Postura Escrita De La Ortodoxia

Confesiones de fe son nuestras posturas escritas ante Dios y Su Palabra, humildes ante ella, sumisos bajo ella, estudiosos en ella, confrontados por ella, y caminando en ella en el mundo. Cristianismo confesional El credo no es un subconjunto de la ortodoxia cristiana; es la crónica de la ortodoxia cristiana. Al final, una confesión ortodoxa de la fe, probada a través de los años de la cristiandad, es algo que no quieren ser capturados sin.

 

Fuente:  Reeves, M. (2017, 09 13). Dont Be Caught without Confession. Retrieved from Table Talk Magazine: https://tabletalkmagazine.com/posts/2017/09/dont-caught-without-confession/

 

El Dr. Michael Reeves es presidente y profesor de teología en Escuela Unión de Teología en Oxford, Inglaterra. Él es autor de varios libros, incluyendo regocijo en Cristo. Él es el profesor destacado en la serie de enseñanza Ligonier La Reforma Inglés y los puritanos.

Advertisements

Confesiones en Práctica

creeds

Por Michael Reeves

Traducción Nancy Fuentes

 

Pensamiento Cristiano, Credos y Confesiones & Teología Histórica

los credos y confesiones del cristianismo ortodoxo son las respuestas escritas necesarias de la iglesia a la revelación de Dios en la Biblia. Lejos de los garabatos fríos y fórmulas de la ortodoxia muerta, como los críticos a veces los llaman, los credos y las confesiones son el alma de un cristianismo sano, humilde e histórico. Para resaltar aún más por qué los cristianos deben amar credos y confesiones, necesitamos mirar tanto sus limitaciones como sus usos prácticos.

Reconocer los Límites de las confesiones

Las confesiones no pretenden ser más de lo que son. De hecho, tienen dos limitantes necesarias. Primero una confesión no es una extensión de la escritura, como si fuera la palabra de Dios misma. Es una respuesta humana a la palabra de Dios, un reconocimiento que él ha hablado. Como tal, valoramos una confesión sólo en la medida en que sea fiel a la Escritura. Por lo tanto, una confesión debe ser aceptada de todo corazón como una confesión de la verdad de Dios sólo cuando se declara con exactitud la verdad de la Escritura.

En segundo lugar, las confesiones no pueden contener todo el consejo de Dios o la plenitud de todo lo que creen los que los suscriben. Como respuesta a la Palabra de Dios, la confesión nos señala y nos guía hacia toda la verdad que se encuentra en las Escrituras. Una confesión apunta más allá de sí misma. Por lo tanto, la visión de que las confesiones limitan el crecimiento en el conocimiento de Dios y su evangelio es una visión que no entiende la intención de una confesión. Confesiones no son autosuficientes, jaulas doctrinales, sino guías, testigos y redes de seguridad.

En particular, las confesiones describen creencias esenciales que exigen un amplio consentimiento. Con frecuencia guardan silencio sobre asuntos secundarios o sobre doctrinas que no son relevantes para su perspectiva confesional. Por ejemplo, es apropiado e importante que la Confesión Bautista de Fe de Londres limite el modo y los temas del bautismo de acuerdo con los principios bautistas. Para otras perspectivas confesionales, tales detalles no son necesarios. Funcionando de esta manera, las confesiones promueven “la unidad en lo esencial, la libertad en lo no esencial, la caridad en todas las cosas”.

Se Deleitan En La Unidad De Confesión

Al reconocer que Dios ha hablado claramente y específicamente, las confesiones también atan nuestra lealtad a lo que Dios ha dicho. Una confesión es más que una respuesta obediente a la palabra de Dios; también llama a los cristianos a una continua respuesta obediente a la palabra de Dios. Las confesiones escritas pre-suponen que somos personas inconstantes. Naturalmente nos separamos de lo que Dios ha dicho para seguir las voces de sirena de nuestra imaginación y nuestra cultura. Si queremos permanecer leales al evangelio, debemos unirnos a él. Esto es lo que hace la confesión; aferran a los cristianos confesionales al evangelio para que esos cristianos sigan confesando la verdad del evangelio. La fidelidad confesional protege contra confesar otra cosa. Cometer una confesión clava tus colores a su mástil. Usted se define públicamente por esa lealtad. Sin este compromiso, es mucho más fácil cambiar la lealtad sin siquiera darse cuenta. Los compromisos confesionales hacen difícil cambiar nuestras mentes en los asuntos fundamentales de la confesión. Las confesiones ayudan a definir y proteger nuestra identidad teológica.

 

SI QUEREMOS PERMANECER EN EL EVANGELIO, DEBEMOS UNIRNOS A EL. ESTO ES LO QUE HACEN LAS CONFESIONES.

 

Las confesiones también nos protegen de la deriva teológica vinculándonos no sólo al evangelio, sino también a nuestros confesores. Suscribirse a una confesión es público y corporativo. El prefijo confesado significa “juntos”. Las confesiones nos unen en comunión bajo el evangelio. A través de la confesión, el evangelio se convierte en nuestra base común y visión compartida. Las confesiones son fundamentalmente unificadoras.

Deje Que Sus Confesiones Escojan Peleas Con Herejía

Nuestras confesiones forman nuestra perspectiva de la Biblia y el evangelio. Nuestras confesiones no sólo nos muestran dónde podemos estar tentados a abandonar el evangelio o comprometerlo, sino que también nos muestran dónde debemos actuar y lo que necesitamos proclamar. Ordenan nuestros valores y prioridades.

Más fuertemente que eso, sin embargo, las confesiones nos involucran en el conflicto entre el evangelio y todo lo que se opone a él, tanto en nuestros corazones como en el mundo. Nunca hemos necesitado más confesiones, aun cuando somos testigos del extraordinario retiro doctrinal de la iglesia frente a una cultura cada vez más agresiva. Específicamente, para que el pueblo de Dios permanezca leal a lo que Dios ha dicho, necesitarán confesiones que se atrevan a tomar posición. Una verdadera confesión reconoce la verdad con autenticidad sólo en la medida en que reconoce tal cosa como la falsedad. Dietrich Bonhoeffer escribió una vez: El concepto de herejía pertenece necesariamente e irrevocablemente al concepto de una confesión del credo” .2 Cuando la noción de herejía parece anacrónica, también la noción de verdad.

Las Confesiones de fe nunca son neutrales o abstractas. Se hablan en situaciones específicas y abordan cuestiones particulares. La lealtad a ellos requiere un rechazo activo de las herejías que condenan. No es posible que los cristianos hoy confiesen solo los credos de los Apóstoles o Niceno. Incluso estos dos primeros credos estaban respondiendo a los problemas teológicos de su época. Esto no quiere decir que los antiguos credos ya no tengan validez. Mantienen toda su validez. Pero no podemos simplemente volver atrás el reloj de los credos. Los nuevos problemas teológicos y los errores siempre han requerido nuevas confesiones para tratar con ellos.

Confesiones E Integridad Cristiana

Las confesiones no suelen dictar el comportamiento cristiano. Confesiones son, después de todo, testimonios de la fe, no testimonios de nuestra respuesta. A una época que ve a la doctrina como una especie cerebral, esto inevitablemente hace que las confesiones parezcan algo irrelevantes para la “vida real”. Pero la existencia misma de las confesiones atestigua que hay verdad que exige una respuesta. Las confesiones exigen que tengamos la integridad de responder apropiadamente a la verdad confesada. De esta manera, la doctrina se transforma profundamente en la formación de la vida. Por ejemplo, confesar con integridad que Jesús es Señor y que el Espíritu obra en nosotros para hacernos cristianos significa necesariamente rechazar el pecado y alterar cada aspecto de nuestras vidas. Al exigir integridad, las confesiones prohíben el nominalismo o el consentimiento intelectual vacío.

Las confesiones nos llevan, cuerpo y alma, a la obediencia a la Palabra de Dios. A través de las confesiones, desafiamos nuestra tendencia a rechazar la revelación divina. Se nos enseña el Evangelio cada vez con mayor claridad. Nos unimos al Evangelio y allí encontramos la unidad con otros que han hecho lo mismo. Desafiamos y negamos lo que nuestras confesiones se oponen. Nosotros moldeamos nuestras vidas, pensamientos, ministerios y enseñanzas a la norma inmutable de la Palabra de Dios. Al final, estamos con nuestras confesiones y proclamamos que Dios ha hablado.

 

Fuente:

Reeves, M. (29 de 09 de 2017). Confessions in Practice. Obtenido de Table Talk Magazine: https://tabletalkmagazine.com/posts/2017/09/confessions-in-practice/?utm_content=buffer484a6&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer

 

 

 

 

 

El Dr. Michael Reeves es presidente y profesor de teología en Escuela Unión de Teología en Oxford, Inglaterra. Él es autor de varios libros, incluyendo regocijo en Cristo. Él es el profesor destacado en la serie de enseñanza Ligonier La Reforma Inglés y los puritanos.