Tag Archive: Dios


Pr. Manuel Sheran 

potters-hand

Toda la biblia está llena de constantes invitaciones de parte de Dios para vivir una vida en santidad y apartados para El como una clara diferenciación entre el estilo de vida del mundo y el estilo de vida cristiano (que está determinado única y exclusivamente por las sagradas escrituras.)

La santificación es el proceso por el cual nos alejamos del pecado y nos vamos pareciendo más a Cristo tanto en lo externo como en lo interno. Y este proceso es lo que determina nuestro crecimiento en el caminar cristiano. Sin embargo, es justo preguntarse porque Dios insiste tanto en nuestra santificación.

A continuación, te presento al menos seis razones, bíblicas por las cuales la santificación es importante.

  1. Porque crecer es parte normal y esperada en la vida espiritual del creyente.

Se espera de nosotros que alcancemos cierto grado de madurez espiritual.  Que no está determinado por tus años de ministerio, por el seminario al que fuiste, por el título que ostentas, por tu servicio en el ministerio, por la cantidad de discípulos que tienes, por tu abolengo espiritual. Sino por como vences el pecado en tu vida.

Efesios 4: 12-14 nos habla de cual es el crecimiento al que debemos aspirar y porque es necesario:-“a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error”

  1. Porque el concepto de santificación progresiva no siempre es enfatizado como debiera ser.

Servimos a un Santo Dios, por lo cual debemos practicar reverentemente la santidad. Como una manera de diferenciarnos del mundo. La mayoría de nosotros no ve con los ojos de la santidad el privilegio que tiene en servir. Todas las vasijas del templo de Dios eran consagradas y consideradas como santas, así también nosotros debemos de consagrarnos, nos recuerda 2 Ti 2: 19 Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. 20 Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles. 21 Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra.

 

  1. Porque el concepto de santificación progresiva no siempre se entiende apropiadamente.

El concepto de la santificación por lo general no se entiende apropiadamente cuando se enfoca en nuestras obras. Una santificación enfocada en nuestras obras puede llegar a convertirse en falsa santificación. Porque al igual que los fariseos nos enfocamos egoístamente en lo que nosotros hacemos y nos auto justificamos.

Nuestra santificación debe enfocarse siempre en la obra de Cristo y no las obras nuestras.

Isaías 29:13 Dijo entonces el Señor: Por cuanto este pueblo se {me} acerca con sus palabras y me honra con sus labios, pero aleja de mí su corazón, y su veneración hacia mí es {sólo} una tradición aprendida {de memoria}

Si hay algo por lo que debemos orar con vehemencia es que Dios nos libre de la falsedad en cualquiera de sus manifestaciones.

 

  1. Porque las consecuencias para los que no crecen son severas.

Romanos 8:13 Nos lo muestra muy claro: -“porque si vivís conforme a la carne, moriréis; más si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.” ¿Sera que Pablo se refiere a la muerte espiritual con este enunciado? ¿Significa que podemos perder nuestra salvación? En ninguna manera, porque en el verso 30 nos afirma que no es así:

“Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó.”

Lo que Pablo nos da a entender es que la salvación es una obra de Dios y que de principio a fin es parte de una cadena inquebrantable. Si él te justifico, él te llevara hasta la glorificación, es decir la vida eterna cuando el venga en su gloria y nos haga coparticipes de ella.

Entonces, ¿Porque Pablo nos insta a que hagamos morir las obras de la carne o de lo contrario moriremos? Pues precisamente para que por el Espíritu hagamos morir las obras de la carne.

En otras palabras, hacer morir las obras de la carne es el resultado de estar justificado. Si tú tienes como práctica diaria hacer morir el pecado en tu vida, entonces significa que tú eres un cristiano justificado. No porque hacer morir el pecado te justifique delante de Dios, sino porque hacer morir el pecado es una manifestación que has sido justificado.

Por otro lado, si te sientes cómodo viviendo con tus pecados y nos los traes a muerte día con día, entonces no existe en este mundo una evidencia sólida que te lleve a pensar que eres un cristiano justificado.

Entonces, esto quiere decir muy probablemente tu profesión de fe fue falsa. Tu membresía en la iglesia es un engaño y tu bautismo fue un fraude. Por consiguiente, no eres cristiano como pensabas y necesitas venir al arrepentimiento y confesar tus pecados para confiar tu salvación eterna a la obra perfecta de Cristo Jesús.

  1. Porque el crecimiento espiritual Glorifica a Dios

2 Cor 4: 6 Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros.

Somos vasijas de barro, llenos de grietas e imperfecciones. Pero Dios ha depositado su buen tesoro en nuestros corazones, su presencia. Así que cada vez que trabajamos en nuestra santificación, nos acercamos más a la manifestación de su gloria.  Cumpliendo así con el propósito superior de nuestra vida según la confesión de Westminster de 1644: “El fin superior del hombre es manifestar la gloria de Dios y disfrutarlo por toda la eternidad”

  1. Porque el crecimiento espiritual aumenta nuestra efectividad para ministrar a otros.

Las costumbres y las actitudes son contagiosas, y casi siempre solo las malas son altamente contagiosas. Si nosotros tenemos un estilo de vida que nos lleva a vivir impíamente durante la semana y llegar el domingo a ponernos en paz con Dios para olvidarnos el resto de la semana, cuando menos acordemos vamos a tener una congregación de impíos. 2 Corintios 3:2-4 dice que somos cartas leídas. Esto quiere decir que testificamos con nuestras vidas. Somos testimonios vivientes de la obra de Cristo. Y según como nosotros actuemos así va a ser el testimonio que damos de Él. Si actuamos conforma a las obras de la carne (Gálatas 5:19), nuestro testimonio será malo. Pero si actuamos de acuerdo al fruto del Espíritu en nosotros (Gálatas 5:22) nuestro testimonio será bueno. De tal forma que cuando perseveramos en nuestra santificación aumenta el impacto del testimonio de Cristo en nuestra comunidad, porque se evidencia más su obra que la nuestra.

Por todas estas razones es imperativo que, como creyentes verdaderos justificados por la fe únicamente aparte de las obras de la ley, nos ocupemos de hacer morir por medio del Espíritu las obras de la carne.

En palabras del célebre teólogo puritano del siglo XVI John Owen:- “Haz morir el pecado, o el pecado te matara a ti”

Por: Kathryn Butler, M.D.

large_christian-your-pain-is-never-punishment-feuvlvmhCada día, la enfermedad erosionaba su belleza juvenil.

Cada minuto su madre permanecía parada al lado de su cama.

Mi paciente era una niña adolescente, que cuando la ictericia torno su piel color mostaza, su madre masajeo su piel con una loción de jazmín. Cuando sus ojos perdidos e inundados de sangre, vacilaban por el cuarto con delirio, su madre tapizaba las paredes de fotografías y apilaba sus juguetes favoritos alrededor de ella.

El ventilador rechinaba y suspiraba, y canciones amorosas llenaban la habitación. En un lenguaje que se acercaba a la poesía, su madre refrescaba recuerdos remotos, momentos vivos con playas y risas, atizados con la viveza de aquella niña que ella atesoraba.

El día que mi paciente murió, su madre trepo a la cama del hospital con ella. La envolvió en sus brazos y la acerco a su regazo, cobijándola con la misma calidez que ella conoció siendo niña. Con lágrimas brotando de sus ojos, se aferró a ella, oro e hizo una promesa en su oído. Mientras presenciábamos un corazón completamente destrozado, abandonamos cualquier pretensión de profesionalismo. Todos nosotros – Enfermeras, doctores, practicantes – Lloramos con ella.

¿QUE ESTA HACIENDO DIOS?

Años más tarde, aun me duele recordar la profundidad del amor de esta madre y la crudeza de su dolor. Aun en medio de la ternura otra memoria me persigue.

El día antes que mi paciente muriera, su madre se acomodó como pudo en una silla de hospital y sostuvo la cabeza de su hija en sus manos. Sus ojos miraban el suelo. Ella sabía que el fin estaba cerca. Su valentía estaba desvaneciendo.

Puse mi mano sobre sus hombros, luego de un prolongado silencio, ella hablo: “Le sigo rogando a Dios que me arranque el corazón para evitar que se quiebre” suspiro. Su voz se quebrantó. “Pero ni siquiera sé si aún está escuchando. Mi familia dice que esto le sucedió a ella porque deje de ir a la iglesia. Dicen que Dios esta castigándome”

Levanto sus ojos y compartió conmigo: “Y si todo esto es mi culpa?”

Cuando recuerdo su angustia, aun lucho con mi propio enojo. Enojo hacia cualquiera que destruiría a una mujer que ya esta tan quebrantada de espíritu. Y me arrepiento también de haber hecho tan poco por ella. En ese tiempo mi vida estaba obstruida por el gnosticismo, de manera que, aunque la sostuve y compartí su dolor, no podía ofrecerle palabras de consuelo. Si pudiera regresar a ese momento, oraría porque ella conociera a Dios no como un Dios de crueldad despiadada, sino un Dios de eterna misericordia, soberano y con una gracia que sobrepasa nuestra imaginación.

Al fracturar la entereza de esta frágil mujer, su familia había dañado su ya languidecida relación con Dios y redujeron su sufrimiento a un sistema de castigo-recompensa. Cometieron la misma transgresión que los “consoladores molestos” de Job (Job 16:2), quienes por veinticinco capítulos argumentaban que las devastadoras perdidas que sufrió Job era un castigo por alguna gran maldad que se negaba a aceptar. Ellos razonaban que, al ser Dios soberano y justo, el siempre castiga al malvado y recompensa al bueno. Si sufres calamidades es porque hiciste algo para merecerlo, según ellos.

 

¿ME ESTA CASTIGANDO DIOS?

A simple vista, esta teología de la retribución puede parecer consistente con los principios que proceden de la caída (Gen 3:14-24), Noé y el Diluvio (Gen 6:5-7) y la destrucción de Sodoma y Gomorra (Gen 19:24-25). En tales narrativas, el castigo por la depravación desciende de manera intempestiva y violenta. Salomón enseña “La obra del justo es para vida; Mas el fruto del impío es para pecado.” (Prov. 10:16)

Desafortunadamente, estos argumentos ignoran una miríada de instancias en la biblia en las que Dios utiliza el sufrimiento no como un castigo, sino para obrar una gran bondad. Cuando los hermanos de José lo arrojan en un pozo y lo venden como esclavo, Dios lo levanta al lado de Faraón para salvar a su pueblo. “Quisieron hacerme mal” manifiesta José “Pero Dios lo uso para bien, para traer mucha gente y preservarlos con vida” (Gen 50:30)

Antes de restaurar la vista a un hombre, Cristo explica que su ceguera ocurrió no como un castigo por su pecado, sino para que las obras de Dios fueran manifiestas a través de Él. (Juan 9:1-3). Cristo posterga un viaje a ver a su amigo moribundo, Lázaro, a quien ama, para que levantándolo de la muerte , pueda glorificar a Dios (Juan 11:1-4). Aun en el caso de Job, el capítulo introductorio revela que él es justo en los ojos de Dios, y que la calamidad que le ocurre no viene como castigo, sino como un plan divino para vencer al adversario. (Job 1-2)

EL MISTERIO DEL AMOR DE DIOS

Pasajes como estos nos advierten que nunca debemos suponer saber la intención de Dios para angustiar a alguien. Dios tiene una capacidad infinita de producir bondad en medio de nuestra iniquidad. No teorema que se interponga a su gloria. La cruz revela con pincelazos luminosos la gracia de nuestro Señor y su desbordante amor por nosotros, hechos perfectos en la muerte y resurrección de su amado hijo. En el sacrificio mas magnifico que el mundo jamás ha conocido, Dios nos concedió el sufrimiento para poder salvarnos.

Con la paz de Cristo en nuestros corazones, amemos a nuestro prójimo en su sufrimiento, huyamos de la auto justificación, y corramos hacia la compasión, de la misma manera que nuestro Señor se compadece de nosotros (Salmo 78: 37-39). Que siempre busquemos envolver en nuestros brazos al debilitado, para acercarlos a nuestro regazo como si fueran nuestros propios hijos. Y mientras tiemblan, que nuestras palabras sean un árbol de vida que brota de la más desolada oscuridad (Proverbios 15:4) un manantial de agua en un suelo desollado.

Fuente:

Butler, K. (2 de Febrero de 2017). Christian, Your Pain Is Never Punishment. Obtenido de Desiring God: http://www.desiringgod.org/articles/christian-your-pain-is-never-punishment

 

Por: Manuel Sheran

 

(Heb 12:2) puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios.

 

is-god-real-prayer-surrenderUno de los grandes impedimentos para vivir como cristiano victorioso es la idea de que una vez aceptamos a Jesús como salvador y creemos que Juan 3:16 lo es todo, nuestra vida ahora pasa a piloto automático y solo nos resta sentarnos y disfrutar el viaje. Esta es la fuente de un gran engaño que conduce al desánimo en la vida cristiana.

No existe tal cosa como piloto automático en la experiencia cristiana. Cada paso es una operación de fieramente disputada por el enemigo de nuestra alma. Esta clase de mentalidad de piloto automático lleva al letargo espiritual. Escaparse de la tiranía del letargo espiritual – al costo que sea- debería ser la prioridad número uno de cada cristiano.

Quisiera proporcionarle algunos consejos que nos ayudaran a soltarnos de esas amarras espirituales para llegar al resplandor de la exquisita gloria de Dios y su propósito.

COMIENZA CON TUS PROPIAS DEFICIENCIAS

(Luk 6:41) ¿Y por qué miras la mota que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de la viga que está en tu propio ojo? (Luk 6:42) ¿O cómo puedes decir a tu hermano: “Hermano, déjame sacarte la mota que está en tu ojo”, cuando tú mismo no ves la viga que está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu ojo y entonces verás con claridad para sacar la mota que está en el ojo de tu hermano.

 

Lo primero que tenemos que hacer es reconocer los peligros del letargo espiritual. Si uno no reconoce que algo es peligroso no se alejara de ello. Al contrario, lo considerará como inofensivo y le será indiferente. Esta es la fórmula perfecta para caer en el letargo espiritual.

 

Pero asegurémonos que empezamos con nosotros. Porque la mayoría somos buenos identificando los problemas en los demás. De hecho, la mayoría de cristianos somos ingeniosos para reconocer estas condiciones en otros mientras permanecemos inconscientes de la condición de nuestra propia vida. Nos hemos vuelto expertos en las deficiencias de otras personas, pero ingenuos en nuestra posición delante de Dios.

 

Es importante que reconozcamos estos síntomas en nuestra vida y que solemnemente hagamos un voto para hacer algo al respecto. Un buen lema que yo he encontrado en esta área es: “se suave con otros, pero duro contigo mismo” Con demasiada frecuencia somos culpables de aceptar en nosotros lo que vehementemente condenamos en otros. En esta área dependamos de la fidelidad del espíritu santo para lidiar con nuestros problemas y permitámosle ser tan minucioso como sea necesario. Dios nos ama demasiado para dejar que esta condición permanezca sin desafiar.

 

NO DESESTIMEMOS EL CONGREGARNOS

 

(Lucas 5:16) Pero con frecuencia Él se retiraba a lugares solitarios y oraba

 

Que obstaculiza este proceso en nuestra relación con la comunidad cristiana. Yo creo que todo mundo debería estar asociado a una comunidad cristiana, pero no debemos dejar que esa comunidad dicte nuestro crecimiento espiritual. Es difícil para nosotros en el hemisferio occidental entender que el cristianismo no es una democracia. El cerebro de nuestro caminar cristiano es una rendición total a Jesucristo y no a nadie más. Hay ocasiones en las que seguir la guía del espíritu santo en nuestra vida requiere que lo hagamos en soledad, lo que desafía nuestra inclinación natural. Algunas veces tenemos que alejarnos de la multitud aun de la multitud cristiana.

 

Cuando el espíritu santo comienza a moverse en nuestra vida, nosotros pensamos que podemos cambiar una comunidad cristiana. Pero siempre nos sale el tiro por la culata, terminamos dejando que la comunidad nos cambie y fije nuestros estándares. La psicología de las masas infesta aun a las comunidades cristianas. Eso explica la gran cantidad de iglesias muertas que hay por todo el continente.

 

Uno no puede cambiar a la comunidad, eso está más allá del espectro de posibilidades, pero podemos cambiarnos a nosotros mismos. O mejor aún, podemos permitir que el Espíritu Santo nos cambie. Y ese cambio ocurre en el núcleo de su vida. Luego ese pequeño cambio interno comenzara a afectar el exterior.

 

El tipo de cambio correcto afectara a todo aquel alrededor de ti.

 

UNA VIDA INTENCIONAL Y ÚTIL.

 

Yo le llamo a esta influencia viviendo como cristianos intencionales. Y con eso me refiero a vivir bajo la guía y los mandamientos escriturales de manera útil e intencional. El letargo espiritual resulta en un estilo de vida al azar y perezoso. Nuestro compromiso como cristianos es vivir un estilo de vida que modele a Cristo. No debemos vernos y actuar como otras personas, sino debemos vernos como Cristo. Debemos actuar como Cristo. Debemos de hacer las cosas que Cristo haría en el poder y demostración del Espíritu Santo.

 

La vida cristiana intencional esta empoderada por el Espíritu Santo y nos motiva a un estilo de vida contrario a todo lo que nos rodea en nuestra cultura. Somos, como enseñaba la generación de antaño, personas separadas del mundo para Dios. Hay algunas cosas que son importantes para vivir un estilo de vida cristiano intencional.

 

  • Fe

 

La fe no es una fórmula mágica o un ritual, es el resultado de un compromiso consistente para leer la Biblia y Orar. Muchos están satisfechos con solo un verso al día para mantener alejado al diablo. Esta es una tonta superstición y tiene que ser olvidada a toda costa. Nada puede tomar el lugar de la simpleza de leer la palabra de Dios, preferiblemente de rodillas. Por supuesto que los calendarios de lectura son importantes y ciertamente tienen su uso. Pero hay tiempos en los que un verso en mi lectura monopoliza mi tiempo y me rapta, prohibiéndome avanzar a otro verso. Es en momentos como este que necesito guardar mis calendarios y quieta y calladamente esperar en el Espíritu de Dios que el incube esa escritura y me atraiga a su dulce comunión.

 

Dicho en palabras de A.W. Tozer:

“Mucho se dice de la fe en estos días que no está enfocado en las escrituras. Debemos huir de esos caminos contrarios a la escritura. La fe no es la llave para obtener lo que uno quiere. La fe no es una fórmula mágica que no importa quien la use, salvo o no salvo, Dios tiene que actuar sobre ella. Tal práctica es una locura religiosa que raya en la brujería. La fe verdadera proviene del alma del hombre o la mujer que se humilla ante una biblia abierta y permite que Dios sea el Dios de su vida.”

 

  • Obediencia y Rendición

 

(Juan 14:23) Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

 

Otro aspecto importante de la vida cristiana es la obediencia. Y estoy seguro que aquí es donde muchos fallamos. Para obedecer plenamente debemos escuchar la voz de Dios claramente. Nuevamente esto está arraigado a mi relación con la palabra de Dios. Abraham siendo de avanzada edad, escucho la vos de Dios, quizás parcialmente, pero le obedeció completamente.

 

Ligado a este asunto de la obediencia esta la rendición. Rendición es un acto claro de obediencia a la palabra de Dios. Cuando hablo acerca de rendición, hablo acerca de la idea de darle mi vida absoluta y completamente a Dios. Sin importar lo que esto implique. Algunos darían hasta un 99 por ciento de su vida a Dios, pero quieren aferrarse a ese 1 por ciento. O él es Dios de todo, o no es dios de nada. O rendimos el 100 por ciento de nosotros a Dios o no hemos hecho nada aceptable a él. Nuestro padre no acepta la rendición parcial. Es celoso de nosotros, todos nosotros.

 

 

 

  • Pureza

 

(Mateo 23 :1-4) Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo: En la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos. Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen. Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.

Un aspecto importante de la vida de un cristiano intencional es la pureza. Pureza es la ausencia de aditivos. La iglesia evangélica se ha vuelto ingeniosa en esta área de los aditivos. Hemos sobrecargado tanto la vida cristiana que al cristiano promedio lo están halando las amarras religiosas que nunca llegan a vivir la vida que Dios tenia diseñada para ellos. Pureza de vida es una vida libre de aditivos. La vida del cristiano intencional no está diluida por elementos de la cultura o la religión. La pureza de nuestra vida es simplemente la autoridad del mismo Señor Jesucristo. Ningún otro nivel de pureza será aceptable. Mientras vivo mi vida como cristiano intencional, me enfoco su pureza, y el vive su vida a través de mi libre de otras cosas o intereses.

 

Superficialmente, esto parece imposible de hacer. Y para serle sincero es imposible en la carne. Mientras más trato de vivir la vida cristiana más me enredo en amarras externas. Y cuando las hago a un lado y me rehúso a ser afectado o influenciado por ellas, entonces le doy paso a Dios para que trabaje en mi de acuerdo a su agenda y su propósito.

 

(Gal 2:20) Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.

 

Ya no soy yo, sino que Cristo en mí, la esperanza de la Gloria.

 

 

DISFRUTANDO EL FAVOR DE DIOS.

 

Aquellos de nosotros que estamos sumamente comprometidos con vivir nuestra vida como cristianos intencionales tenemos una gran ventaja. Esta ventaja es la forma en la que Dios piensa de nosotros. Dios tiene en mente nuestro bienestar por un periodo prolongado de tiempo.

 

Lo que Dios está haciendo en nuestras vidas hoy no solo tiene implicaciones para hoy sino para toda la eternidad. Cuando Jesús estaba en la cruz, nosotros estábamos en su mente. Las lágrimas vertidas en el calvario fueron por nosotros.

 

El escritor de hebreos hace referencia al hecho de que Jesús resistió a la cruz por el gozo puesto frente a Él. (Heb 12:2) puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz, menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono de Dios. ¿Cuál fue ese gozo? Todos aquellos que pondrían su fe y confianza en el para ser la esposa del Cordero. Estamos de continuo en su mente.

 

Dios desea conducir nuestra vida hacia el resplandor de su favor. Eso requiere no servirnos a nosotros mismos o complacer a otros o a nosotros, sino darnos completamente en rendición absoluta a Dios por medio del Señor Jesucristo nuestro Salvador. El resultado final es vivir nuestra vida como cristianos intencionales.

 


Adoptando una Perspectiva Bíblica en Cuanto al Rol de Hijos en La Familia

Por: Manuel Sheran

 

INTRODUCCION

 

long-term-care-insurance-lenoir-city-tnEph 6:1) Hijos, obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo. (Eph 6:2) HONRA A TU PADRE Y A tu MADRE (que es el primer mandamiento con promesa), (Eph 6:3) PARA QUE TE VAYA BIEN, Y PARA QUE TENGAS LARGA VIDA SOBRE LA TIERRA. (Eph 6:4) Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en la disciplina e instrucción del Señor.

 

(Deu 5:16) “Honra a tu padre y a tu madre, como el SEÑOR tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.

 

 

El quinto mandamiento nos habla acerca del flujo de las relaciones humanas, y el hogar es el núcleo de todas las relaciones. Dios nos ordena que honremos a aquellos que están sobre nosotros en autoridad y que exijamos respeto los pequeños en nuestras vidas. Dios evidencia su amor por nosotros en este mandamiento ensenándonos a vivir juntos en estrechas unidades familiares, que a su vez, afectaran cada relación fuera de nuestros hogares.

 

MOSTRAR RESPETO

 

La honra comienza en casa. Honor proviene de una palabra en hebreo que significa “ser pesado” o “dar peso”. Significa considerar seriamente a una persona. Ofrecer un profundo respeto y un lugar de importancia. Lo opuesto de honrar a una persona es marginarla, tratarla como si no importara.

¿Guardamos esa sensibilidad dentro del rango de relación en las que Dios nos ha puesto? Los pequeños en nuestras vidas, ¿nos están viendo modelar el respeto hacia aquellos que están en autoridad sobre nosotros? Si los hijos aprenden acerca del respeto en la casa, podrán respetar a otras personas en autoridad.

Nosotros creemos equivocadamente que le damos respeto a aquellas personas en posiciones de autoridad porque se lo han ganado. Pero el respeto no puede estar basado enteramente en calificaciones personales o profesionales.

El respeto se basa en la posición que Dios le ha conferido a una persona.

Piense por un momento en David, 1 Samuel 26. Cuando le perdona la vida a Saúl. David sabía que Dios ya lo había ungido a él como rey sobre Israel. Y también sabía que Saúl andaba al acecho para matarlo. Aun así, cuando tuvo la oportunidad y la motivación perfecta para matar a Saúl, ¿cuál fue su respuesta? David se sometió a la autoridad puesta por Dios sobre él, aun a expensas de perder su propia vida.

Su familia ha sido establecida por Dios. Usted fue puesto en su familia por El. Las familias fueron establecidas por Dios para ser los más cercanos y amados por nosotros.

Este mandamiento fue escrito aun antes de la fidelidad matrimonial por la sencilla razón de que, ¿qué hijo puede respetar a su cónyuge sino ha aprendido como debería funcionar el respeto en un hogar?

El mandamiento no dice, “Honra a tu padre y a tu madre cuando hayan sido buenos contigo, o cuando sean honorables.” Todas las familias tienen momentos difíciles, ¡pero ignorar a ti familia no es una opción para un cristiano! Tampoco dice, “honra a tu padre y a tu madre hasta que hayas formado tu propio hogar. “No honramos a nuestros padres porque se lo merecen. Los honramos porque la naturaleza del evangelio es que Dios nos da lo que no merecemos.

No lo hacemos por su causa—Lo hacemos por la causa de Jesús.

Piense en Jesús. ¡El creo a sus padres!

(Luk 2:50) Pero ellos no entendieron las palabras que El les había dicho. (Luk 2:51) Y descendió con ellos y vino a Nazaret, y continuó sujeto a ellos. Y su madre atesoraba todas estas cosas en su corazón. (Luk 2:52) Y Jesús crecía en sabiduría, en estatura y en gracia para con Dios y los hombres.

 

Jesús tenía doce años cuando se quedó en el templo de Jerusalén en lugar de quedarse con su familia. Sus padres no lo comprendían.  Simplemente no lo entendían. Pero el regreso con ellos y se “sujeto a ellos.” Y continúo honrando a su madre aun, mientras moría.

(Joh 19:26) Y cuando Jesús vio a su madre, y al discípulo a quien El amaba que estaba allí cerca, dijo* a su madre: ¡Mujer, he ahí tu hijo! (Joh 19:27) Después dijo* al discípulo: ¡He ahí tu madre! Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su propia casa.

 

Este mandamiento no nos está mostrando como tener familias sobresalientes. Sino como ser un miembro sobresaliente en una familia.

¿Cuáles son algunas maneras en las que podemos honrar a nuestros padres?

Permita separar en su mente lo que es alejarse de malos consejos o incluso malos caminos de alejarte de tus padres.

 

 

 

CONSEJOS BIBLICOS PARA HONRAR A LOS PADRES

 

  • Hablemos bondadosamente de ellos. Usualmente guardamos nuestro más notable alago para un mejor amigo. (Eph 4:29) No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan.

 

  • Mostrémosles consideración. Hagamos tiempo para ellos. ¿Creemos que nuestra labor se acaba con una simple llamada el Domingo por la tarde? (1Co 13:4) El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; (1Co 13:5) no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido;

 

  • Dejémoslos entrar en nuestra vida. Que compartan nuestros altos y bajos. (Pro 23:25) Alégrense tu padre y tu madre, y regocíjese la que te dio a luz. ¿Acaso no compartimos intimidades más profundas con otros, pero nunca nos abrimos con nuestros padres?

 

Jesús nos advierte acerca de esto:

 

(Mat 15:4) Porque Dios dijo: “HONRA A tu PADRE Y A tu MADRE,” y: “QUIEN HABLE MAL DE su PADRE O DE su MADRE, QUE MUERA.” (Mat 15:5) Pero vosotros decís: “Cualquiera que diga a su padre o a su madre: ‘Es ofrenda a Dios todo lo mío con que pudieras ser ayudado’, (Mat 15:6) no necesitará más honrar a su padre o a su madre.” Y así invalidasteis la palabra de Dios por causa de vuestra tradición.

 

  • Proveamos para ellos. (1Ti 5:8) Pero si alguno no provee para los suyos, y especialmente para los de su casa, ha negado la fe y es peor que un incrédulo.

 

 

REQUERIR RESPETO

No solamente debemos modelar el quinto mandamiento, sino que debemos requerirlo de nuestros hijos. Debemos ayudarlos a entender como el respeto por la autoridad es el hilo que gobierna nuestra sociedad y en última instancia nuestra libertad. Ellos deben ver que esto es de Dios.

Los hijos deben entender que el respeto no es un asunto de preferencia- ¡Es un mandato de nuestro padre eterno! Honrar a los padres en la edad temprana se manifiesta la mayor parte del tiempo como obediencia.

 

¿Porque los hijos deben obedecer a sus padres?

 

  1. Porque los padres son agentes especiales puestos por Dios para modelar las funciones de Dios aquí en la tierra. (amor, provisión, cuidado, protección, etc.)

 

Cuando un hijo se rebela contra sus padres, se rebela contra Dios. (Lucas 15:21)

La desobediencia hacia los padres es un indicativo de un espíritu corrupto, fuera de control y diabólico (2Ti 3:1) Pero debes saber esto: que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. (2Ti 3:2) Porque los hombres serán amadores de sí mismos, avaros, jactanciosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, irreverentes, (2Ti 3:3) sin amor, implacables, calumniadores, desenfrenados, salvajes, aborrecedores de lo bueno, (2Ti 3:4) traidores, impetuosos, envanecidos, amadores de los placeres en vez de amadores de Dios; (2Ti 3:5) teniendo apariencia de piedad, pero habiendo negado su poder; a los tales evita.

 

 

  1. Porque complace a Dios (Col 3:20) Hijos, sed obedientes a vuestros padres en todo, porque esto es agradable al Señor.

 

  1. Porque es para su mejor interés. (Deu 5:16) “Honra a tu padre y a tu madre, como el SEÑOR tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da. (Eph 6:3) PARA QUE TE VAYA BIEN, Y PARA QUE TENGAS LARGA VIDA SOBRE LA TIERRA.

 

Los Hijos desobedecen por dos razones: O porque los dejamos, o porque el dolor que han experimentado de desobediencias pasadas no es suficiente disuasivo para alejarlos de desobedecer nuevamente.

 

 

 

 

 

¿Cómo podemos ayudar mejor a nuestros hijos a obedecer?

 

  • Modelando obediencia. Has de la obediencia parte de tu vida. La obediencia es para todos los hijos de Dios. Nosotros también estamos bajo autoridad, la autoridad de Dios. Y es nuestro privilegio estar ahí.

 

  • Defina sus prioridades. Que es aquello por lo que está dispuesto a pelear. Que es lo más importante para usted. Centre sus energías en esto.

 

 

  • Dele seguimiento a sus instrucciones hasta que haya sido obedecido. Diga si cuando pueda. Pero cuando diga No, sea enérgico. Cuando su hijo sobreviva la frustración que sigue el no, será fortalecido. Ha aprendido auto control y resistencia de manera que podrá decirse a sí mismo “No” cuando le toque estar solo.

 

  • Enséñele a su hijo a respetar a las personas y la propiedad. En palabras y acciones, los hijos deben mostrar que las cosas y las personas no deben ser blancos de su ira y desdén.

 

  • Cuando deba disciplinar, haga que el dolor de la disciplina sobrepaso el placer de la desobediencia, o será simplemente insignificante para su hijo.

 

  • Obsequie muchas recompensas. Los hijos deben aprender que el bien y el placer van de la mano, así como el pecado y el dolor. Recompense la obediencia voluntaria y gozosa, los buenos modales, la bondad, el respecto, el arduo trabajo- Todas esas cualidades que usted anhela ver desarrolladas en sus hijos.

 

 

CONCLUSION

Dios esta trabajando amorosamente para enriquecer nuestras relaciones con este mandamiento. Nos esta sensibilizando a cada uno de nosotros al gran privilegio de pertenecer los unos a los otros. Y cuando su gracia descansa sobre nosotros descubrimos quienes somos, como encajamos, y las bendiciones de Dios comienzan a fluir en nuestras relaciones.

 Por Manuel Sheran

(Mat 26:41) Velad y orad para que no entréis en tentación; el espíritu está dispuesto, pero la carne es débil.

 

agonia-de-jesus-no-horto-das-oliveiras

Jesús en el huerto de Los Olivos

Cristo se prepara para enfrentar la mayor crisis cósmica de toda la historia del universo. Y lo que el estaba a punto de enfrentar no se había repetido ni se repetirá nunca mas en toda la historia de la humanidad. Era literalmente una crisis cósmica porque la entrada del pecado a la humanidad no solamente afecta al hombre y la creación en el jardín, sino afecto todo el universo.

(Rom 8:19) Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios.

 

(Col 1:20) y por medio de El reconciliar todas las cosas consigo, habiendo hecho la paz por medio de la sangre de su cruz, por medio de Él, repito, ya sean las que están en la tierra o las que están en los cielos.

 

No debemos desestimar que El Dios Todopoderoso estaba a punto de llevar sobre sus hombros el peso de toda la maldad del universo a través de su muerte.

  • ¿Cómo se preparó para enfrentar esta Crisis Cósmica? Mateo 26:41.
  • ¿Cómo enfrentamos nosotros nuestras crisis?
  • ¿Cómo enfrentaron los discípulos la crisis cósmica? Mateo 26:43

 

Quisiera resaltar que la oración que Jesús hizo esa noche en el Jardín de Getsemaní fue una oración anticipatoria, es decir, Él se estaba anticipando a algo grande que iba a suceder, algo que él sabía que venía de acuerdo a la voluntad de Dios y se preparó para ello.

Quisiera enfatizar y cincelar en su consciencia la práctica de la oración anticipatoria, porque las batallas son ganadas o perdidas mucho antes de que sean peleadas.

 

Las Batallas Son Ganadas Antes De Ser Peleadas

Para la primera guerra mundial, Francia sorprendió al mundo con su slogan: “No pasaran” en referencia a las hordas del Kaiser. Y de hecho no pasaron. Pero 25 años más tarde para la segunda guerra mundial, las tropas de Hitler arrasaron con Francia. ¿Porque razón? Porque luego de la férrea oposición contra los alemanes en la primera guerra mundial, Francia quedo en un letargo moral, político y socio cultural. Del cual nunca más se levantó. Este espíritu de letargo provoco su caída durante la segunda guerra mundial y hasta el día de hoy es el causante de todas sus crisis.

Las batallas se ganan o se pierden antes de ser peleadas y la historia es testigo de la veracidad de esta frase.

En nuestra vida personal, queremos emprender la batalla contra graves crisis como una enfermedad terminal ya cuando hemos sido diagnosticados, pero nunca nos ocupamos de anticiparnos a la batalla.

 

La Batalla En Un Nivel Superior

ISRAEL

El ejemplo de Francia es cierto también para el pueblo de Israel del Antiguo Testamento. Vemos en el libro de los jueces que cuando Israel estaba bien con Dios ganaba sus batallas. Pero Cuando se apartaba para prostituirse en alianza con naciones paganas e iba tras dioses ajenos y sus costumbres eran llevados cautivos.

(Jdg 2:18) Cuando el SEÑOR les levantaba jueces, el SEÑOR estaba con el juez y los libraba de mano de sus enemigos todos los días del juez; porque el SEÑOR se compadecía por sus gemidos a causa de los que los oprimían y afligían.

(Jdg 2:19) Pero acontecía que al morir el juez, ellos volvían atrás y se corrompían aún más que sus padres, siguiendo a otros dioses, sirviéndoles e inclinándose ante ellos; no dejaban sus costumbres ni su camino obstinado.

 

DAVID

David no gano la batalla contra el gigante de 11 pies cuando salió enfrentarlo.

David venció a Goliat cuando conoció a Dios detrás del rebaño.

(1Sa 17:33) Entonces Saúl dijo a David: Tú no puedes ir contra este filisteo a pelear con él, porque tú eres un muchacho y él ha sido un guerrero desde su juventud. (1Sa 17:34) Pero David respondió a Saúl: Tu siervo apacentaba las ovejas de su padre, y cuando un león o un oso venía y se llevaba un cordero del rebaño, (1Sa 17:35) yo salía tras él, lo atacaba, y lo rescataba de su boca; y cuando se levantaba contra mí, lo tomaba por la quijada, lo hería y lo mataba. (1Sa 17:36) Tu siervo ha matado tanto al león como al oso; y este filisteo incircunciso será como uno de ellos, porque ha desafiado a los escuadrones del Dios viviente. (1Sa 17:37) Y David añadió: El SEÑOR, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, me librará de la mano de este filisteo. Y Saúl dijo a David: Ve, y que el SEÑOR sea contigo.

 

JACOB

 

Jacob no venció a su hermano cuando este se aproximaba a matarlo tras albergar 20 años de resentimiento en su corazón.

 

Jacob venció a Esaú cuando peleo con el ángel en Peniel.

 

(Gen 32:26) Entonces el hombre dijo: Suéltame porque raya el alba. Pero Jacob respondió: No te soltaré si no me bendices. (Gen 32:27) Y él le dijo: ¿Cómo te llamas? Y él respondió: Jacob. (Gen 32:28) Y el hombre dijo: Ya no será tu nombre Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has prevalecido. (Gen 32:29) Entonces Jacob le preguntó, y dijo: Dame a conocer ahora tu nombre. Pero él respondió: ¿Para qué preguntas por mi nombre? Y lo bendijo allí. (Gen 32:30) Y Jacob le puso a aquel lugar el nombre de Peniel, porque dijo: He visto a Dios cara a cara, y ha sido preservada mi vida.

 

ELÍAS

 

Elías no venció a los profetas de Baal cuando se enfrentó contra ellos en sus respectivos altares en el monte carmel.

Elías venció a los profetas de Baal estando en el monte Galaad delante del Senior.

 

(1Ki 17:1) Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive el SEÑOR, Dios de Israel, delante de quien estoy, que ciertamente no habrá rocío ni lluvia en estos años, sino por la palabra de mi boca.

 

Si Elías no hubiera experimentado los milagros de Dios en Galaad, no hubiera podido vencer a los profetas de Baal en el Monte Carmel.

 

Preparándonos para la Crisis

 

Hay crisis que nos esperan allá afuera. Como la que enfrento Jesús, Israel, David, Jacob y Elías. Hay otras crisis que nos salen al encuentro. Quisiera mencionar unas cuantas de manera breve:

 

 

  • Cuando nos enfrentamos a problemas graves

 

Cuando se presentan esos terribles problemas con todo su veneno paralizador y debilitante, algunos cristianos se enfrentan a ellos sin preparación y colapsan. Pero, ¿colapsan por el problema?

 

Si y No

 

Si porque si no hubiera habido problema no hubieran colapsado.

No porque si se hubieran anticipado y hubieran estado preparados no hubieran colapsado.

 

(Pro 24:10) Si eres débil en día de angustia, tu fuerza es limitada.

 

Su fuerza es limitada porque su oración es poca y débil. Pero el hombre cuya oración es mucha y fuerte no colapsara en el día de la angustia.

 

  • Cuando nos enfrentamos a tentaciones

 

La tentación generalmente llega a nosotros de manera inesperada y sutil. Demasiado inesperada y sutil para darnos cuenta. Pero las oraciones anticipatorias nos ayudan a estar preparados.

 

¿Acaso David peco el día que camino por su azotea y vio a Betsabe bañándose desnuda? No David peco el día que decidió estar de vacaciones en tiempo de guerra.

 

  • Cuando somos atacados por Satanás.

 

Los ataques de Satanás difícilmente pueden ser anticipados porque es demasiado perspicaz para ser uniforme.

 

Si sus ataques fueran rutinarios la humanidad detectaría fácilmente dichos ataques y sabría repelerlos. Pero como constantemente esta cambiando estrategia es difícil saber de donde pueden venir sus ataques si no estamos protegidos con toda la armadura de Dios.

 

Es como un pitcher en un montículo. Nunca tira la misma bola, tiene que cambiar su picheo para evitar que el bateador conecte un hit.

 

Con dificultad podemos saber que planea Satanás, pero lo que si podemos hacer es vestirnos de un manto de anticipación al estar consciente en todo momento que el enemigo anda al acecho nuestro.

 

(1Pe 5:8) Sed de espíritu sobrio, estad alerta. Vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar.

 

De manera que, por estar alerta, orando y esperando en Dios podemos estar preparados cuando el ataque venga.

 

No en la tarde del ataque, sino la mañana antes del ataque.

Nunca Dejemos Que Ese Día Nos Agarre Desprevenidos

 

La única manera de ganar consistentemente es manteniendo la sangre del cordero en el dintel de la puerta de nuestro corazón, dejando que la columna de fuego y la nube nos guíen como guiaron a Israel en el desierto de día y de noche. Manteniendo nuestra armadura puesta siempre y no dejando que ese día nos agarre desprevenidos.

 

Nunca te levantes tarde y digas no tengo tiempo ahora, lo hare más tarde.

 

(Psa 119:147) Me anticipo al alba y clamo; en tus palabras espero.

 

Te presento cuatro recomendaciones para que te ayuden a valorar la necesidad de la oración y mantenerte en la cima de lo que cada día pueda traer.

 

  1. Nunca actúes como si todo está bien

 

Solo porque nunca te pasa nada no pienses que nunca te va pasar. Porque desarrollaras un complejo de que todo está bien y no necesito orar.

 

Mientras el pecado, el diablo, la enfermedad y la muerte estén en este mundo, las cosas no estarán bien.

 

En lugar de asumir que las cosas están bien, piensa siempre que las cosas están mal, y prepárate para todo en oración, anticipando la dirección en la que los ataques puedan venir.

 

  1. Nunca confíes en el Maligno.

 

No podemos decir no va pasar nada si no oro hoy, lo hare hasta el miércoles. Recordemos que toda la maldad proviene del maligno. Desde tiranías mundiales hasta gobiernos genocidas. No te permitas congraciarte con él en nada.

 

Siempre anticípate a cualquier posible ataque manteniendo la guardia y orando. El espíritu esta dispuesto pero la carne es débil.

 

  1. Nunca estés confiado

 

Muchos hombres han perdido grandes batallas por ser demasiado confiados.

La autoconfianza nos quita la perspectiva de Cristo y la pone en nosotros y nuestras habilidades. Nuestra confianza debe estar puesta siempre en Cristo y sus habilidades.

 

El diablo está dispuesto a darle toda la confianza necesaria al ego con tal de lograr su objetivo.

 

  1. Nunca Subestimes el poder de la oración

 

Jesús dijo: – “mantente vigilante y ora”. Y él lo practicaba. El mundo que giraba fuera de órbita por el pecado él lo capturo con su amor y nos redimió con su sacrificio.

 

Y él lo hizo porque se había preparado en oración para ese horrible pero maravilloso momento la noche anterior y toda su vida.

 

Conclusión

 

Recuerda que sin oración no puedes resistir el día malo, y con ella no te puede ir mal. Siendo por supuesto:

  • Verdadera oración y no vanas repeticiones
  • Que tu vida este en armonía con tu oración

 

Jesús nos dio un ejemplo de oración anticipatoria- preparándose para cualquier evento buscando el rostro de Dios en vigilante oración de manera regular.

 

 

Por: John Piper

lotteryLos Estado Unidenses hoy por hoy gastan alrededor de $70 billones anuales en loterías. Eso es más que combinar el gasto en libros de videojuegos, libros, películas y entradas a eventos de entretenimiento. Las loterías son legales en 43 Estados.

El Atlantic manifiesta que eso es más de $230 por cada hombre, mujer y niño. O $300 por adulto.

Coincido con el reporte en que es un gran oprobio para el país. De vez en cuando Power Ball y Mega Millions alcanza cifras inusitadas y capta la atención fresca de las noticias.

A continuación, te presentamos siete razones por las que no deberías apostar con tu dinero en esta forma.

  1. PORQUE ESPIRITUALMENTE ES SUICIDIO

Esos que desean ser millonarios caen en la tentación, y en la trampa de desear cosas dañinas y peligrosas que hunden a la gente en ruina y destrucción y solo los hace atravesar dolor y sufrimiento. 1 Timoteo 6: 9-10 nos advierte acerca del amor al dinero como la raíz de todos los males del hombre

  1. PORQUE EN UN SENTIDO ES UNA MALVERSACIÓN

Un administrador no apostaría el dinero de su amo, todo lo que tenemos es de Dios. ¡Todo! Los empleados más fieles de un fideicomiso no pueden arriesgar el dinero de ese fondo. No tienen derecho. De la misma manera la parábola de los talentos dice que Jesús va pasar cuenta de cómo administramos su dinero.  Y la forma en como los mayordomos lo manejaron es que fueron y trabajaron (Mat. 25:16-17) Así es como debemos buscar proveer para nuestras necesidades (1 Cor 4:12,  1 Tes. 4:11, Ef 4:28)

  1. ES UNA ACCIÓN DE TONTOS

Las probabilidades de ganarla son 176 millones a uno. Agarra dinero real y y compra un chance. El chance es tan infinitamente pequeño que el dólar invertido se pierde 175,999,999 veces. Las cantidades pequeñas que se pagan a veces son pequeñas nebulosas que le impiden a uno ver lo que está pasando.

  1. EL SISTEMA ESTÁ CONSTRUIDO EN LA NECESIDAD DE QUE OTROS PIERDAN

De acuerdo con el International Business Times, es como hacer apuestas. La casa controla la acción y todos los jugadores eventualmente van a perder.

  1. SE APROVECHA DE LOS POBRES

La lotería apoya y motiva una de tantas acciones corrosivas que se aprovecha de los sueños codiciosos y sin esperanza de aquellos atrapados en la pobreza.  The Consumerist dice que los pobres en Estados Unidos – que ganan menos de $13, 000 al año – gastan alrededor de 9% de su ingreso en boletos de lotería. Haciendo de este juego un “impuesto profundamente regresivo” esto significa que cobra más a los que ganan menos.

  1. EXISTE UNA MEJOR ALTERNATIVA

Una encuesta realizada por la Opinion Research Corporation for the Consumer Federation of America y la Financial Planning Association revelo que 1/5 (21%) de las personas encuestadas dentro del sistema de lotería piensan que esta es una forma práctica de acumular riqueza. Le estamos enseñando a la gente a ser tonta.

Si los $500 dólares al año que en promedio los hogares de Estados Unidos le regalan a la lotería, se ahorraran en un fondo de capital, cada año por 20 años, cada familia tendría $24, 000. No es que talvez, sino que efectivamente esto tendría ahorrado. Y los impuestos de esta riqueza no solamente soportarían los servicios gubernamentales, sino que también dicha riqueza estaría construida en hábitos financieros sanos y sostenibles.

  1. EN NOMBRE DEL DINERO FÁCIL EL GOBIERNO ESTÁ SOCAVANDO LA VIRTUD CON LA QUE NO PUEDE VIVIR

“Un gobierno que recauda dinero incentivando la explotación de las debilidades de sus ciudadanos se escapa del mecanismo democrático de responsabilidad. Las apuestas patrocinadas por el gobierno socavan la virtud cívica de la cual depende la gobernabilidad democrática” (First Things, Sept., 1991, 12)

Así que, si llegasen a ganar, por favor no vaya a dar de ese dinero al ministerio. Cristo no construyo su iglesia a expensas de los pobres.

Mejor oremos para que los verdaderos cristianos estemos tan satisfechos en Dios que podamos ser libres de la avaricia que nos hace codiciar las ganancias deshonestas.

 

Fuente

Piper, J. (2016, January 5). 7 Reason Not to Play The Lottery. Retrieved from Desiring God: http://www.desiringgod.org/articles/seven-reasons-not-to-play-the-lottery

CONFRONTADOS POR EL PASADO

Por: Manuel Sheran

Génesis 45:4 José dijo a sus hermanos: Yo soy José. ¿Vive todavía mi padre? Pero sus hermanos no podían contestarle porque estaban atónitos delante de él.

nametagCuando José revela a sus hermanos su verdadera identidad en Génesis 45:1-11. Ellos quedan atónitos pues esperaban que estuviera muerto, ya que lo vendieron como esclavo algunos años atrás. Pero la estupefacción del momento no se debe a que están asombrados que Jose esté vivo. Sino al hecho de que por primera vez en años, décadas quizás, su pecado no confesado vuelve para atormentarlos. Y en ese momento cobra la misma validez como el día en que cometieron aquel hecho atroz. Por primera vez sintieron todo el peso de la culpabilidad y comprendieron la gravedad del mal que habían causado. Y en ese momento dimensionaron el castigo que merecían por aquel pecado que ya habían olvidado.

Para fortuna de ellos, Dios había utilizado el sufrimiento de José para esbozar su maravilloso plan de provisión sobrenatural para una familia disfuncional marcada por el robo, el engaño y la traición como la de Jacob (padre de Jose). Y a través de inmemorables noches de sufrimiento y desvelo, José descubre que en su corazón no existe el rencor y la venganza, pues ha experimentado de primera mano el amor y la misericordia de Dios, a grado tal, que no puede hacer otra cosa más que hacer extensiva esa misma misericordia a sus hermanos.

Profundizando más en el contexto de la historia de José, Dios le había manifestado a través de sueños este preciso momento. Y el divulgar ese sueño provoco la envidia y la ira de sus hermanos.  Y Dios convirtió el mal que le habían hecho en la materia prima para el cumplimiento de la promesa en su vida.

Sin duda alguna, fue mayor el asombro de José al ver el cumplimiento del sueño de Dios, que el asombro de sus hermanos al ser confrontados por su pasado. Lo que me hace cuestionar si las lágrimas de José habrían sido de tristeza o de gozo.

La historia de José y sus hermanos, es un glorioso presagio de la vida de Jesús en el antiguo testamento. El paralelismo que ocurre en la historia es similar al sufrimiento de Cristo al ser traicionado y condenado por sus mismos hermanos del pueblo judío. Sin embargo Dios utiliza su sufrimiento y su muerte para traer en palabras de José ‘gran liberación’ a su pueblo (Gen 45:7)

A todos en algún momento nos han alcanzado nuestros pecados no confesados, Y si no lo han hecho en algún momento lo harán para acusarnos y encontrarnos culpables. Sin embargo, solo la revelación de que Jesucristo, nuestro hermano mayor,  pago por nuestros pecados nos libra de la culpabilidad y la condenación eterna de nuestras almas para darnos la salvación más impensable de todas, la vida eterna.

En el relato, para que los personajes de esta escena conocieran realmente que quien tenían frente a ellos era su hermano José, fue necesario que el los invitara a acercarse.

Similarmente, la palabra de Dios nos invita a acercarnos para conocer la misericordia de Dios para el perdón de nuestros pecados.

“14Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.

15 Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.

16 Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4:14-16

Ahora la pregunta es ¿nos dejaremos condenar por nuestro pecado, o nos acercaremos confiadamente ante el trono de la gracia?

iStock_000010667345XSmallPor Manuel Sheran

Entonces los que habían recibido su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil almas. Y se dedicaban continuamente a las enseñanzas de los apóstoles, a la comunión, al partimiento del pan y a la oración. Sobrevino temor a toda persona; y muchos prodigios y señales eran hechos por los apóstoles.

Todos los que habían creído estaban juntos y tenían todas las cosas en común; vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno.

Día tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos.Hechos 2:42-47

Estos versos nos dejan ver la vida y el espíritu en la iglesia primitiva.  Permítame ilustrarle como pienso que Lucas armo todos estos versículos y lo que el quería que aprendiéramos de ellos.

ESTRUCTURA DEL PASAJE

Comienza con el versículo 41 y termina en el 47 con el Señor añadiendo a los que habrían de ser salvos.  En otras palabras Lucas deja manifiesto que es la obra de Dios edificando su iglesia (Mateo 16:18)

Entre el comienzo y el final hay una descripción de como vivían los santos de la iglesia después de ser llamados o añadidos.  Y eso se resume en el verso 42 para luego ampliarlo en los versos del 43-47.

El verso 42 dice: “Y se dedicaban continuamente”-esto es seria y consistentemente en 4 cosas:

  1. las enseñanzas de los apóstoles
  2. a la comunión
  3. al partimiento del pan
  4. a la oración

LAS ENSEÑANZAS DE LOS APÓSTOLES

Vr. 43 Sobrevino temor a toda persona; y muchos prodigios y señales eran hechos por los apóstoles.

Tanto el verso 42 como el 43 cita a los apóstoles pero no sus enseñanzas. Se menciona como sus hechos causaban temor y admiración por las personas.

Pero este sentido de admiración no era un morbo desmedido que desembocara en adulación. Sino que esta concatenado al versículo 37

(Act 2:37)  Al oír esto, compungidos de corazón, dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: Hermanos, ¿qué haremos?

De manera que esta admiración estaba vinculada no solo a los milagros que Dios hacia a través de Pedro sino a la enseñanza también.

Me pregunto si este sentido de admiración y temor no era por los milagros y señales que resultaban de dedicarse a las enseñanzas de los apóstoles.  En ese sentido la enseñanza de los apóstoles no era cuestión de juego. Ellos hablaban y Dios obraba. Por lo tanto había un sentido de temor y admiración por la estrecha realidad entre lo que hacían y decían.

LA COMUNION

Muchas imágenes vienen a nuestra mente cuando hablamos acerca de comunión, por lo general nos imaginamos unidad. Y ciertamente es parte de. Pero Lucas tiene un sentido más amplio y más radical.

La palabra Comunión (Koinonia) se construye del significado de su raíz: “tener cosas en común, compartir”

Por eso pienso que Lucas utiliza el verso 44-45 como una ampliación al término comunión.

Porque en el verso 44 el menciona que tenían todas las cosas en común y común es el termino (koina) de la misma raíz de comunión que se menciona en el verso 42.

Así que esto es un visaje de lo que era la iglesia primitiva:

Vr. 44 Todos los que habían creído estaban juntos y tenían todas las cosas en común

 

Vr. 45 vendían todas sus propiedades y sus bienes y los compartían con todos, según la necesidad de cada uno.

No se desanime, ya Lucas va a hablar más adelante acerca de comer y orar que es lo que nos imaginamos nosotros que es comunión. Pero su primera definición de comunión es que los creyentes tenían una relación tan cercana que si uno estaba en necesidad los otros no sentían que tenían el derecho a vivir prósperamente sin renunciar a algo para suplir una necesidad. Así que vendían sus posesiones y usaban el dinero para suplir las necesidades de los pobres de la iglesia.

UN TEXTO DESAFIANTE

Este es un versículo que nos hace sentir amenazados cuando tenemos muchas posesiones y creemos en el derecho de la propiedad privada cuando leemos el mandamiento “no robaras” y cuando leemos esta historia somos prestos a defendernos y alegar que no existe coerción en este verso  y que no existe ninguna ordenanza bíblica que nos ordena a hacerlo si así lo hacia la iglesia primitiva.

Algunos hasta pudieran argumentar que fue un experimento de vida comunal que resultó ser un fracaso habiendo tanto creyente necesitado en Jerusalén 20 años después.

(Rom 15:26)  pues Macedonia y Acaya han tenido a bien hacer una colecta para los pobres de entre los santos que están en Jerusalén.

Pero debemos ser cuidadosos, porque es sumamente fácil justificar nuestro estilo de vida y nuestro apego a lo material ignorando textos amenazadores.

No tengo duda que Lucas hace mención de este tipo de comunión porque es digna de alabar.

Lucas admiraba el amor sacrificial por el bien de los necesitados.

Le estaba dando una lección a los Teófilos, que se deleitan en hacer el bien, acerca de cómo los cristianos que mantienen el asombro y el temor de Dios manejan sus posesiones.

UNA DE LAS GRANDES PASIONES DE LUCAS

Cómo los cristianos usan sus posesiones para suplir las necesidades de otros y no solamente su propio confort fue una de las grandes pasiones de Lucas.

  • Solamente Lucas cuenta la historia del Buen Samaritano (Luc. 10:30-77)
  • Solamente Lucas cuenta la parábola del Rico Necio que construyo graneros para atesorar sus bienes (Luc. 12:16-21)
  • Solamente Lucas cuenta la historia del gran banquete de Dios y la gente que no llego porque tenían campos y ganado que atender 14:16-24)
  • Solamente Lucas cuenta la parábola del mayordomo infiel. (Luc. 16:1-8)
  • Solamente Lucas cuenta la parábola del Rico y Lázaro (Luc 16: 19-31)

Más que cualquier otro escritor del nuevo testamento Lucas acentúa el peligro que nuestra vida consista de las cosas que poseemos.

La comunión radical de Hechos 2:44-45 era el antídoto perfecto para evitar el suicidio de materialismo que cometió el Rico Necio.

EL PARTIMIENTO DEL PAN

Este enunciado es amplificado en el verso 46.

Vr. 46 a tras día continuaban unánimes en el templo y partiendo el pan en los hogares, comían juntos con alegría y sencillez de corazón.

Partiendo el pan podría referirse a la cena del Señor o puede referirse una simple comunión en la mesa.  Pero el participar de comida con un corazón contento y generoso muestra que la unidad era algo precioso para los creyentes de la iglesia primitiva.

Amaban estar juntos a la hora de la comida. Y pareciera que estaban juntos de esta manera casi todos los días. Ese era el tipo de amor que los cristianos se tenían cuando permanecía en ellos el asombro de Dios.

ORACIONES.

Vr. 47. Alabando a Dios y hallando favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día al número de ellos los que iban siendo salvos.

Cuando se reunían en grandes grupos ya fuera en el templo o los hogares, Lucas muestra enfáticamente que se enfocaban en Dios, alababan a Dios. No eran de ese tipo de reuniones que se llevan a cabo para hablar de la iglesia y de los hermanos pero no de Jesús.

Cuando tenían comunión el uno con el otro, tenían comunión con Dios. Ellos oraban.

RESUMEN DE LA VIDA DE LA IGLESIA PRIMITIVA

Recopilemos algunos de los elementos de esta vida de la iglesia primitiva

  • Se enfocaban en las enseñanzas de los apóstoles (que tenemos muchas de ellas en el nuevo testamento)
  • Experimentaban señales y maravillas (producto de su devoción a la enseñanza de los apóstoles)
  • Vivian continuamente en asombro y temor por la estricta realidad de Dios en la sanidad y liberación para cambiar la vida de las personas que era añadida a la iglesia.
  • Compartían sus posesiones tan libremente con los necesitados como que ni siquiera las poseyeran.
  • Pasaban bastante tiempo en grupo
  • Comían en sus casas casi todos los días
  • Cuando se juntaban, se juntaban con Dios. Oraban y alababan.

¿QUE ES LO QUE UNE TODAS ESTAS COSAS?

¿Qué es lo que hacía que estos creyentes se despojaran libremente de sus posesiones, que estuvieran anuentes a suplir las necesidades, llenos de gozo y generosidad alabando y orando al comer juntos día con día?

Creo que la clave está en el versículo 43.

Sobrevino temor a toda persona”-una experiencia de gozo y temor reverente de que no se juega con el Dios de los Apóstoles.

No es el caso hoy en día.

Para muchos cristianos profesantes Dios es solamente una idea para discutir. , una inferencia de un argumento, o una tradición familiar que hay que preservar.

Para muchos es dócil, distante y silencioso.

Para muy pocos Dios es una temerosa, asombrosa y confrontante REALIDAD.

Donde están esas iglesias que Lucas pudiera decir: -“Sobrevino temor a toda persona”

La ausencia de este temor tiene un efecto directo en la manera en la que acumulamos las posesiones para nosotros.

La forma en como ignoramos al necesitado.

La forma en la que trivializamos la comunión.

La manera en la que nos entretenemos más de lo que oramos.

Esta es otra razón por la que anhelo conocer aún más a Dios Espíritu Santo de una manera extraordinaria. Si la asombrosa enseñanza de los apóstoles resaltara de la misma manera en la que lo hizo durante la predicación de Pedro en el día de Pentecostés, confirmando el Señor mismo esta verdad con señales y maravillas, entonces vendría sobre la iglesia este temor santo y gozoso que convertiría las posesiones materiales en nada, más que  herramientas para servir a otros. La gente y no las cosas serían más preciadas que las cosas. Y cuando nos reuniéramos nos estaríamos reuniendo con Dios, y las oraciones estarían por doquier.

EL ENOJO

Men-and-Anger

Por. Manuel Sheran

En esta ocasión estudiaremos tres principios bíblicos acerca del enojo y tres remedios bíblicos para combatirlo.

El enojo  ha sido un problema omni cultural, histórico y generacional.

  1. El enojo, como el orgullo es uno de los pecados de mayor proliferación en nuestra sociedad. Romanos 3:23 nos afirma que todos hemos pecado, pero particularmente todos nos hemos enojado en algún punto de nuestra vida.

Marcia Cannon escritora del libro “El Don del Enojo” explica que uno se enoja cuando define la realidad como inaceptable y siente que es incapaz de corregirla, tolerarla o dejarla pasar.

Y cuantas atrocidades ha cometido la humanidad en un momento de ira.

Pero si nos vamos más atrás la biblia habla de ejemplos puntuales. Como Jonás.

Jonás es enviado a Nínive, sin embargo él quiere ir a Tarsis. ¿Porque? Porque en su corazón el piensa que Nínive no merece ser perdonada. Nínive no merece que se le conceda el don de arrepentimiento. Sin embargo, Dios le ordena diferente. Y lo manda a Nínive sí o sí.

(Jon 4:1)  Pero esto desagradó a Jonás en gran manera, y se enojó.

 

(Jon 4:2)  Y oró al SEÑOR, y dijo: ¡Ah SEÑOR! ¿No era esto lo que yo decía cuando aún estaba en mi tierra? Por eso me anticipé a huir a Tarsis, porque sabía yo que tú eres un Dios clemente y compasivo lento para la ira y rico en misericordia, y que te arrepientes del mal con que amenazas.

 

(Jon 4:3)  Y ahora, oh SEÑOR, te ruego que me quites la vida, porque mejor me es la muerte que la vida.

 

(Jon 4:4)  Y el SEÑOR dijo: ¿Tienes acaso razón para enojarte?

Hay preguntas que Dios hace a un individuo que son profundamente relevantes para nosotros. Y esta es una de ellas.

¿PORQUE ESTAS ENOJADO?

Anteriormente Caín reacciono de la misma manera cuando Dios rechazo su sacrificio (Génesis 4:5) y en Génesis 4:6 Dios vuelve a hacer la misma pregunta.

Sera entonces que el enojo es el primer pecado que cometemos?

Ha escuchado a un niño hacer berrinche?

Muchos como adultos hemos levantado la vos para corregir a nuestros hijos pero también hemos levantado la vos para convertirnos en los niños berrinchudos. Y la razón es porque el enojo no conoce de edades.

La Neurofisiologa Nerina Raming explica que todos nos enojamos, solamente que lo expresamos de diferente manera. Para ellos hay dos tipos de personalidades los que contienen el enojo y los que estallan en enojo.

¿Cuál de los dos es usted?

  1. El pecado del enojo es el más peligroso de todos los pecados capitales. Estamos claro que la paga de todos los pecados es la muerte (Romanos 6:23) pero la expresión incontenida del pecado puede matar literalmente.

Jesús conecta el enojo con el homicidio

(Mat 5:21)  Habéis oído que se dijo a los antepasados: “NO MATARAS” y: “Cualquiera que cometa homicidio será culpable ante la corte.”

 

(Mat 5:22)  Pero yo os digo que todo aquel que esté enojado con su hermano será culpable ante la corte; y cualquiera que diga: “Raca” a su hermano, será culpable delante de la corte suprema; y cualquiera que diga: “Idiota”, será reo del infierno de fuego.

La razón es porque están unidos con el mismo momentum. No solamente es el hecho del homicidio, sino que a la primera manifestación de enojo ilegitimo ya es sujeto a juicio de parte de Dios.

(1Jn 3:15)  Todo el que aborrece a su hermano es homicida, y vosotros sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él.

  1. No todo tipo de enojo es pecado. El enojo en sí mismo puede ser bueno o puede ser malo, maligno o justo. Después de todo el pecado del enojo se distingue de los demás pecados capitales en que Dios también se enoja.
  • Salmo 7:11
  • Exodo 32:12
  • 2 Tes 1:8
  • Mar 3:5

De manera que si Dios se enoja (Romanos 1:8) y Dios nunca peca (Santiago 1:13, Heb 4:15) entonces el enojo cuando se expresa correctamente, no necesariamente es un pecado.

Debemos ver las motivaciones, las respuestas que la gente enojada tiene por las realidades que los rodean para comenzar a aprender a diferencia el enojo humano del enojo de Dios

Tanto Dios como el hombre experimentan enojo, pero es la causa de este y no la experiencia la que lo califica de justo o pecaminoso.

La verdadera pregunta que tenemos que hacer es

¿PORQUE ESTAS ENOJADO?

Las razones por las que podríamos estar enojados puede reducirse a una sola: el amor. A veces ganamos mayor comprensión acerca de un pecado en particular comprendiendo la contraparte espiritual. Es decir comparando los vicios contra las virtudes. Por ejemplo podemos examinar el orgullo por el lente de la humildad, o examinar la avaricia a la luz de la generosidad. Sin embargo el enojo no es tan simétrico. Uno pensaría que lo opuesta es amor, pero en realidad lo opuesto del enojo es la indiferencia. En origen incorruptible el enojo es una forma de amor. Enojo es la manera en como respondemos a algo o alguien a quien amamos. Como percibimos y respondemos a la realidad tiene que ver con las cosas. El enojo es el amor en acción para proteger aquello por lo que nos interesamos. Si queremos responder la pregunta porque estamos enojados tenemos que ver el objeto de nuestro afecto.

Y si queremos saber si nuestro enojo es pecaminoso debemos ver como nuestros afectos se han distorsionado.

Fuimos creados para amar a Dios por sobre todas las cosas pero con mucha frecuencia nos amamos más a nosotros mismos y las cosas que nos sirven. Y aquí es donde el enojo pierde el norte. Quisiéramos únicamente enojarnos por las injusticias porque sabemos que estas son las cosas que enojan a Dios, pero generalmente nos encontramos enojándonos por cosas tan triviales como Jonás quien se enojó porque se secó una calabacera en un día soleado (Jonas 4:9)

Por lo tanto el enojo pecaminoso es estúpido y sucede cuando:

  • Malinterpretamos la realidad como inaceptable
  • Jugamos a ser Dios asumiendo que tenemos el derecho a pintar la raya
  • Respondemos inapropiadamente a los hechos que nos rodean forzando a todos a interpretar el mundo en nuestros propios términos.

Si nos encontramos usualmente perturbados porque

  • Nos desprestigian en las redes sociales
  • Nos rebasan o cortan en tráfico
  • Nos rechazan una idea
  • nos sentimos poco apreciados por nuestro cónyuge

Es muy probable que nos amemos demasiado a nosotros mismos.

El enojo pecaminoso proviene de nuestro amor desordenado. Lo hacemos morir únicamente encontrando paz en nuestra alma a través de la recalibracion de nuestro mayor amor y devoción.

Entonces que hacemos para detener esta locura?

  1. Permitámonos escucha la voz de Dios preguntando

¿PORQUE ESTAS ENOJADO? Y tratemos de hacernos un autoanálisis respondiendo a cuál es el motivo de nuestro afecto que nos hace estar tan defensivos e iracundos.

  1. Sintámonos ridículos de nuestra ridiculez.

Cuando finalmente descubrimos el objeto de nuestro afecto que nos hace explotar en enojo pecaminoso nos daremos cuenta que muchas veces es nuestro ego, orgullo o auto estima. Y nos sentiremos tristes de sentirnos enojados por cosas que no deberíamos enojarnos y al mismo tiempo no nos enojamos por las cosas que enojan a Dios. Es entonces que podemos recapacitar y decir: No más Señor, Por favor no más! Y sabemos que él es capaz de traer el tipo correcto de enojo y hacer morir el enojo incorrecto en nuestro corazón.

(2Co 7:9)  pero ahora me regocijo, no de que fuisteis entristecidos, sino de que fuisteis entristecidos para arrepentimiento; porque fuisteis entristecidos conforme a la voluntad de Dios, para que no sufrierais pérdida alguna de parte nuestra.

 

(2Co 7:10)  Porque la tristeza que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte.

  1. Recordemos e imitemos el enojo de Dios.

El implacable compromiso de Dios por su gloria significa que él está comprometido que eso mismo que debería traer el mayor gozo en nosotros. Por lo tanto, cada expresión de su enojo es una iniciativa para defender su gloria y nuestro gozo. No de manera arbitraria ni caprichosa, el enojo de Dios es calculado, y efectivo en eliminar los enemigos de nuestro gozo perpetuo. Y el ejemplo supremo de su ira lo vemos en la cruz de Jesús, planificado antes de la fundación del mundo (Apocalipsis 13:8) llevado a cabo a pesar de numerosos obstáculos (Mat. 4:1-11) y dramática e irrevocablemente exitoso (Is. 53:11)

Nuestra herramienta más efectiva para vencer el enojo pecaminoso es recordar la ira de Dios. Recordar su amor y que costo ha pagado para acabar toda amenaza contra el.  Solo así, viendo el amor de Dios es que nuestro enojo puede ser santificado.

Amando como el ama es la única oportunidad que nuestro enojo tiene de estar en lo correcto.

EL SALARIO DE UN PASTOR

Piper-Suit-300x199Entrevista de La Coalición Por El Evangelio con John Piper

Por. Collin Hansen

No puedo decir que me relaciono con los informes de los pastores que ganan sueldos fastuosos y construyen mansiones elaboradas. Pero las conversaciones sobre el dinero y el ministerio puede ser igualmente torpe y frustrante en el otro extremo de la escala salarial.  Esto es en relación a aquellos pastores que tienen que sobrevivir trabajando en dos empleos mientras sus iglesias luchan por cumplir con sus obligaciones, el dinero desgasta las relaciones y estira la fe. ¿Cómo saben los pastores cuando tienen que pedir más dinero? ¿Cómo saben las iglesias cuando deberían darle? Tales situaciones comunes no atraerán periodistas de investigación, pero pueden causar casi tanta consternación.

John Piper podría haber vivido holgado por sus derechos de autor de libros y honorarios de las conferencias. Entonces, ¿por qué se eligió vivir mucho más parecido a un pastor ordinario durante más de 30 años de ministerio en la Iglesia Bautista Bethlehem  en Minneapolis? Tuve una entrevista  con el fundador y maestro de “Deseando a Dios” en relación al trabajo duro, la “teología de la pobreza”, cómo iba a asesorar a los pastores jóvenes, y más.

¿Cuándo te diste cuenta de que se necesita un plan para manejar el dinero obtenido de sus conferencias y sus escritos? ¿Alguna vez tuvo la tentación de quedarse con el dinero por sí mismo?

Cuando comencé mi ministerio como pastor de Bethlehem, nunca había entrado en mi mente que iba a producir una gran cantidad de ingresos por la escritura. Recibí modestos honorarios de cien o doscientos dólares para bodas y funerales. Acepté estos con agradecimiento. Yo pensé en ese momento que, si era fiel, los ingresos se elevarían, y tarde o temprano me gustaría hacer más de lo que necesitaba. Por lo tanto, yo creía desde el principio que los planes deben estar en su lugar para poner un gobernador para velar por los tesoros en la tierra. De lo contrario, poco a poco me podría suponer que mis deseos serian mis necesidades, y los gastos se ampliarían, como siempre lo hacen, para llenar el ingreso. Así Noël (su esposa)  y yo pusimos en marcha un “diezmo gradual” desde el principio. Es decir, tratamos de dar un mayor porcentaje con cada aumento salarial, no sólo una mayor cantidad.

Con las ventas exitosas de Deseando a Dios a partir de 1987, vi que podía haber un ingreso sustancial de escribir y disertar. Decidí que no debía mantener este dinero para mí, sino canalizarlo al ministerio. Nunca dudé de que el Señor nos proporcionaría un sueldo que sería suficiente para nuestra familia. Así que no vi ninguna razón para mantener el dinero que entró por los libros y las conferencias. Estas regalías y honorarios estaban ingresando mientras pastoreaba Bethlehem, por lo que a mi parecer era la iglesia la que debía beneficiarse de ellos, no yo en particular.

Al principio, pensé que podía hacer esto simplemente mediante la canalización de las regalías a la iglesia, pero me di cuenta pronto de que esto tendría implicaciones fiscales. Dado que estos derechos estaban técnicamente en mi control como el titular de los derechos de autor, dando todos ellos a la iglesia me hizo responsable de los impuestos sobre la renta. Por ello hemos creado una fundación. La Fundación Deseando a Dios ahora es dueña de todos los derechos de autor de mis libros y propiedad intelectual, y recibe y distribuye todos los ingresos. No tengo acceso al dinero en absoluto. Yo tengo un lugar en la junta directiva de la fundación con mi esposa y otras cinco personas. Esta junta salvaguarda los objetivos de la fundación, y toman las decisiones acerca de a qué ministerio debería dársele mayor ingreso. Es una labor emocionante.

Además, hemos tomado la decisión de que todos los honorarios irían a los ministerios que representamos, no a nosotros mismos. Eso lo hacía por lo general la iglesia mientras yo era pastor, y ahora está a cargo Deseando a Dios. Aunque yo era un pastor de Bethlehem, nunca recibí una renta de Deseando a Dios. Así que por los últimos 25 años más o menos, hemos vivido en un flujo de ingresos. Eso sigue siendo el caso, hoy día mi sueldo lo paga Deseando a Dios. Nunca he estado en ninguna necesidad grave. Nada de esto se ha sentido como un sacrificio. Me considero increíblemente rico por las normas del mundo. Más allá de toda duda, bienaventurado es dar que recibir y mantener.

¿Por qué un pastor de una iglesia creciente y pujante no debería ganar más dinero como recompensa por su arduo trabajo y como incentivo para continuar siendo pastor ella? Después de todo, la iglesia probablemente sufrira financieramente y numéricamente si él se fuera.

Nunca sentí que yo era un privilegio para la iglesia, al contrario ella si lo es para mí. El estar en Bethlehem fue un regalo preciado para mí. El modo de pensar que soy tan valioso que merezco los beneficios que provienen de mi ministerio es ajena al espíritu de Cristo. Él vino a servir y dar su vida en rescate por muchos. Jesús era absolutamente indispensable en el ministerio que llegó a alcanzar, y toda la orientación suya fue dar, dar, dar, y no consigue, consigue, consigue.

Mi pregunta es: ¿Por qué un pastor quiere hacerse rico? Jesús dijo que es difícil para un rico entrar en el reino, y Pablo dijo que los que quieren enriquecerse “caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dolosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición” (1 Timoteo 6:9). Estos textos, y muchos otros, me disponen de pensar: el bienestar de mi alma, y por lo tanto el de la iglesia, estará mucho mejor si pongo gobernadores sobre mis ingresos.

Ese “trabajo arduo” que ha mencionado es un trabajo para el avance de la misión de Cristo y el bien de la iglesia. Y cada pastor sabe que incluso si “he trabajado más que cualquiera de ellos, no yo, sino la gracia de Dios conmigo” (1 Corintios 15:10). Y enormes olas de esta gracia se derraman sobre nosotros provenientes de las oraciones y la colaboración de la gente en nuestra iglesia. No sólo eso, mientras estoy disertando o escribiendo, mi personal está cubriéndome en docenas de maneras. Esa inversión de tiempo podría haberse centrado más directamente en la iglesia. Mas no fue así. Jamas llegue a pensar: “Ellos me deben”. Porque no me deben. Yo estoy en deuda con ellos. Al día de hoy, sé que la Iglesia Bautista Bethlehem fue más un regalo para mí que yo a ella.

¿Alguna vez sintió que su iglesia no podía o no proveer adecuadamente a las necesidades de su familia? Cómo aconsejaría usted a un pastor que se siente así en este momento?

Nunca me sentí así: $ 25.000 era más de lo que necesitaba en 1980, y cuando mi sueldo rompió $ 100.000 para la primera vez en mi último año en Bethlehem, seguía siendo más de lo que necesitaba. No me imagino que este sea el caso de cada pastor. Es por eso que yo no digo que las estrategias que he utilizado se deben aplicar por todos. Hay todo tipo de situaciones que pueden justificar ingresos y el mantenimiento de la renta de un pastor, adicional a la realización de su ministerio en la iglesia. Pablo hizo tiendas. Pero seamos cuidadosos en este punto. El objetivo de Pablo era, como él dijo, excepcional. El obrero es digno de su salario. No pondrás bozal al buey trilla.

El objetivo de Pablo no era hacerse rico con las tiendas  para tomar la decisión de renunciar a los ingresos de la iglesia, como si ese pequeño gesto de abnegación fuera una justificación para hacer millones en regalías de fabricación tiendas. Su objetivo era evitar el aspecto de querer hacerse rico en el ministerio. Pablo temía dar la más mínima impresión de que su trabajo de vida era un “pretexto para la avaricia” (1 Tesalonicenses 2: 5). La mentalidad de Pablo no era que tenía un “derecho” de hacer lo que quisiera con su ingreso. Su mentalidad era renunciar a cualquier derecho que podría hacer que la gente pensara que amaba el dinero “por sus ingresos de su arduo trabajo.”: “No hemos hecho uso de este derecho, sino que soportar cualquier cosa en lugar de poner un obstáculo en el camino del evangelio de Cristo “(1 Corintios 9:12).

¿Existe tal cosa como “teología de la pobreza” anti bíblica?

Sí. Hay de todo con la etiqueta “teología no bíblica”. Por ejemplo, sería no bíblico ensalzar o idealizar la pobreza. La Biblia dirige un camino intermedio entre la miseria y la opulencia: ” No me des pobreza ni riquezas; Mantenme del pan necesario; No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios. (Proverbios 30:8,9)

Cuando Jesús dijo: “Bienaventurados vosotros los pobres” (Lucas 6:20), quiso decir: Dios va a mostrarse especialmente valioso y de gran alcance para los pobres que confían en él, no a los pobres que no conocen al Señor (“Estos son sólo los pobres, que no tienen sentido, porque no conocen el camino de Jehová, la justicia de su Dios “, Jeremías 5: 4).

Sería un error asumir que todos los pobres son humildes o generosos. Los diez leprosos eran todos pobres. Jesús los sano a todos. Nueve resultaron ingratos (Lucas 17:17). Los ricos no tienen rincón alguno en el egoísmo.

Pero también sería un error pensar que la Biblia trata la riqueza y la pobreza como igualmente peligrosas para la vida espiritual. Las riquezas son más peligrosos. Nunca leemos, “Sólo con dificultad podrá una persona pobre entrar en el reino de los cielos” (Mateo 19:23).

¿Cuánto es demasiado? Cualquiera de nosotros en el desarrollado mundo occidental está mucho más cómodo que nuestros hermanos y hermanas que trabajaban para el evangelio en el resto del mundo.

La imposibilidad de trazar una línea entre la noche y el día no significa que usted no puede saber que es medianoche. Si alguien se muere de hambre, son pobres y necesitan ayuda urgente. Si algún pastor tiene diez veces más que la gente promedio en su iglesia, él está comunicando que las cosas materiales son demasiado importantes para él. Es una piedra de tropiezo.

La Biblia elogia el ayuno y la fiesta, no porque la comida es mala o porque nadie se muere de hambre. Es porque es el malo ser esclavos de las cosas buenas, y es bueno saborear la provisión de Dios.

Les dije a mis hijos, cuando el comportamiento es cuestionable, no sólo hay que preguntar, “¿Qué hay de malo en ello?” Pregunte, ¿va a ayudarme a dar buen testimonio de Cristo? Esa fue la pasión de Pablo (Filipenses 1:20).

La acumulación de dinero, y la compra de mucho más de lo que necesita, no da un buen testimonio de Cristo. Da un buen testimonio de las posesiones. Hay una razón por la cual Pablo dijo: “Nada hemos traído a este mundo, y no podemos sacar nada del mundo. Pero si tenemos comida y ropa, con esto vamos a estar contentos “(1 Timoteo 6: 7-8).

¿Cómo aconsejaría pastores jóvenes con respecto a sus finanzas cuando ya comienzan a ser invitados a hablar en conferencias y escribir libros? ¿Su consejo sería diferente para un abogado o un médico en ascenso?

Hable con sus ancianos de todas estas cosas. Sírvalos el tiempo suficiente y con suficiente humildad para que ellos sepan que usted se preocupa por la iglesia, y no sólo que está utilizando la iglesia para su promoción profesional. No se mueva en una especie de ministerio que ellos desaprueben.

Establezca un grupo de rendición de cuentas entre ellos (no externo) a quien usted reporte todos sus honorarios y otros ingresos fuera de la iglesia. Trabaje con ellos una comprensión de lo que es apropiado para su manutención y para las arcas de la iglesia. Haga de la iglesia donde sirve el lugar donde va la mayoría de sus donaciones.

Planifique tan pronto como sea posible poder vivir con el salario de la iglesia. Una vez que este supliendo sus necesidades y ahorrando adecuadamente, aumente el porcentaje de su aportación más allá del diezmo cuando los aumentos salariales sean mayores que el aumento en el costo de vida.

Satúrese a usted mismo con las palabras del Nuevo Testamento acerca del dinero. Usted se sentirá más culpable que justificado por la perspectiva de la riqueza que existe en el mundo occidental. Deje que esta convicción produzca sabiduría en su vida para adoptar la postura que es más bienaventurado dar que recibir. Disfrute de los buenos dones de Dios, en y a través de ellos. Sepa que usted nunca tendrá esta interrogante resuelta por completo. Por lo tanto, debemos estar agradecidos por el evangelio de la gracia que cubre todo nuestro pecado.

Fuente: http://www.thegospelcoalition.org/article/piper-on-pastors-pay